05-02-2019 / 22:30 h EFE

El representante ante el Grupo de Lima del autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, Julio Borges, dijo a Efe que los que luchan por un cambio político en su país están firmemente decididos a no "enfriar" la presión y "rematar la faena" para "fracturar" pronto al régimen del presidente Nicolás Maduro.

A las críticas al Grupo de Lima por no considerar la opción militar para forzar la salida de Maduro de la Presidencia en su reunión de este lunes en Ottawa, Borges contestó que ya se trata de un "gobierno caído" y que la diferencia de este proceso con los del pasado es que es "irreversible".

"Irreversible significa que o Maduro se va por las buenas, que es lo que se está tratando de construir ahora, o Maduro se va a tener que ir por las malas, y en todo caso él es el que tiene en este momento la decisión, pero él tiene que tener la certeza de que el tiempo no corre a favor de él y la presión se va a incrementar", subrayó Borges en entrevista telefónica con Efe desde el aeropuerto de Ottawa, desde donde viajó a Colombia en donde vive exiliado desde hace un año.

En ese sentido señaló que se podría pasar a una "ruptura en Venezuela, que es absolutamente violenta y que el que puede evitar eso es Maduro".

Sobre la reunión de Ottawa, enfatizó que se trata de un gran salto con respecto a la posición adoptada el pasado 4 de enero por el Grupo de Lima, que no reconoció el nuevo mandato de Maduro al considerarlo producto de unos comicios ilegítimos, en alusión a los celebrados en mayo de 2018.

Borges expresó que una de las prioridades ahora es ayudar a establecer el canal humanitario que la oposición ha venido pidiendo desde "hace cinco años".

Manifestó que no puede hablar sobre los países por los que entrará la ayuda en medicinas y comida a Venezuela, pero que prevé que empezará a fluir en los próximos días.

Borges, quien fue criticado en su momento por aceptar en 2017 un diálogo con Maduro cuando presidía la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, indicó que no se arrepiente porque era el camino "obligatorio" que se tenía que transitar.

Se necesitaba para tacharlo de la lista y "tener toda la moral y toda la fuerza para decir que el momento del diálogo terminó", subrayó.

"Se está sembrando un precedente importante para toda América Latina, muy novedoso de lo que significa enfrentar las dictaduras y los gobiernos autoritarios", dijo Borges, que ha sido acusado por Maduro de tratar de matarlo.

"El gobierno me ha tratado de involucrar en las conspiraciones militares, en las denuncias de magnicidio (...), la respuesta es clara, a ellos les ha dolido mucho y saben que ha sido una herida mortal el trabajo que hemos hecho dentro y fuera de Venezuela", manifestó.

"Maduro es un presidente caído, a Maduro lo que le falta es simplemente terminar de cerrar el círculo, es una dictadura insostenible, que no va a poder estabilizar el país, que ya está caída internacional, internamente y lo que falta es dar el remate de la faena", manifestó.

Aseveró que está "absolutamente" convencido desde hace meses de que el proceso de "liberar" a Venezuela es "inexorable", y "eso lo vamos a ver muy pronto".

El opositor agregó que ahora su trabajo en el Grupo de Lima, compuesto por una docena de países y desde este lunes también por Venezuela, es "lograr una coordinación internacional mucho más articulada, mucho más afinada y lograr que suba la presión".

"Esto es irreversible, llevamoisenemos veinte años luchando y nadie se ha enfriado, pensábamos que habíamos hecho las demostraciones de calle más grande y nos hemos autosuperado en las expectativas", afirmó.

Auguró que continuará las presiones en la calle y "más determinación de toda la comunidad internacional y del pueblo de que tiene que haber de manera inmediata un cese de la usurpación" del poder por parte de Maduro.

Borges agradeció además el apoyo "humanitario y político" del Gobierno de Colombia, que junto con Perú le estén cerrando las puertas a "más de doscientos cabecillas" chavistas.

Enfatizó que "todas las opciones están abiertas" porque el movimiento de presión es sobre la cúpula militar, social por el drama humanitario, político por la deslegitimación y económico por las nuevas sanciones.

"Esa presión está en todo el sistema de la dictadura de Maduro y por algún lado, por alguno de esos tableros va a terminar teniendo un desenlace", dijo Borges.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD