02-02-2019 / 13:31 h EFE

Un trabajador con carcinoma de lengua, secuelas de poliomielitis y diabetes no tiene limitaciones suficientes para ser declarado en incapacidad absoluta para toda actividad laboral, ya que puede realizar la que no le exija "una comunicación verbal permanente y precisa".

Así lo sentencia la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia al desestima el recurso de este cerrajero contra lo resuelto por un juzgado de lo social, que tuvo en cuenta además que tenía artrosis en una rodilla y otras patologías, pero estimó que "su habla es comprensible, pero no correcta del todo".

Fue declarado en junio de 1998 en incapacidad permanente total para su trabajo habitual, pero en mayo de 2015 solicitó la revisión de grado al haberse agravado sus dolencias, pero se desestimó la demanda y se absolvió al Instituto Nacional de la Seguridad Social.

La sala señala que "conserva una aptitud laboral residual importante, pues conserva la plenitud de sus sentidos y facultades mentales".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD