01-12-2018 / 12:50 h EFE

El territorio español de la Serranía Celtibérica, una amplia zona entorno al Sistema Ibérico Central conocida como la "Laponia española" por tener una densidad de población inferior a los ocho habitantes por kilómetro cuadrado, ha hallado un "desierto demográfico hermano" en la Raya hispanolusa.

Al igual que la Serranía Celtibérica, existe otra gran área peninsular que tampoco llega a los ocho habitantes por kilómetro cuadrado y que abarca una franja contínua del entorno de la frontera entre la provincia de Orense y el norte de Badajoz, según ha expuesto a EFE la investigadora Pilar Burillo Cuadrado.

Esta experta en sistemas de información geográfica que es técnica de la asociación para el desarrollo Serranía Celtibérica ha participado hoy en el Museo Etnográfico de Castilla y León en una jornada sobre despoblación en la Franja con Portugal promovida por la plataforma ciudadana Viriatos de Zamora.

Ambos territorios españoles considerados desiertos demográficos según los parámetros de la Unión Europea han planteado esta semana al Defensor del Pueblo que intervenga para que tanto la Serranía Celtibérica como el área de la Franja con Portugal reciban un tratamiento especial.

Al respecto, el promotor de la asociación Serranía Celtibérica y catedrático del campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza Francisco Burillo Mozota ha pedido que se reconozca la situación de "catástrofe demográfica" de estas dos zonas que son las menos pobladas del sur de la Unión Europea.

Además, a diferencia de Laponia, la Serranía Celtibérica y la Franja con Portugal no son territorios en los que nunca haya habido población sino que ésta se ha perdido en las últimas décadas en un fenómeno para el que Burillo Mozota ha acuñado el término "demotanasia", que etimológicamente significa muerte de un pueblo.

Por ello, ha defendido una actuación urgente y medidas fiscales para que estas dos zonas peninsulares tengan, al igual que Canarias, un impuesto de sociedades del cuatro por ciento y un IVA general del siete por ciento.

Con ello se busca paliar la pérdida "galopante" de habitantes que sufren, que si no se pone remedio se agudizará en los próximos años por el envejecimiento poblacional.

Para revertir la situación también se han puesto sobre la mesa medidas como mejorar el acceso a Internet o impulsar proyectos de desarrollo ligados al medio ambiente, el turismo o la gastronomía.

Igualmente importante se ha considerado en la jornada sobre despoblación en la Franja con Portugal que haya un "cambio de mentalidad" y deje de verse como "el perdedor" al que vive en pequeños núcleos del medio rural frente al que reside en la ciudad.

La Franja con Portugal, a la que pertenecen, entre otras, localidades de Zamora y Salamanca, engloba 586 municipios de un área extensa en torno a la frontera que suma poco más de 250.000 habitantes, con una densidad de 7,58 por kilómetro cuadrado.

Por su parte, la Serranía Celtibérica se extiende por un área que suma 1.383 municipios de diez provincias, entre ellos 183 de Soria, 152 de Segovia y 21 de Burgos, en los que residen conjuntamente menos de 500.000 personas y la densidad de población es de 7,2 habitantes por kilómetro cuadrado, según datos del INE de 2017.

En la España peninsular se identifican además otras ocho grandes áreas despobladas que oscilan entre los ocho y los doce habitantes por kilómetro cuadrado.

En conjunto, el mapa español de la despoblación que engloba esos diez territorios abarca un total de 4.375 municipios que en extensión suponen más de la mitad del país pero que únicamente suman 2,5 millones de habitantes, con una media de 9,35 por kilómetro cuadrado, han precisado fuentes de la organización.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD