09-09-2018 / 5:49: h EFE

La joven japonesa Naomi Osaka, convertida hoy en la campeona del Abierto de Estados Unidos tras vencer en la final por 6-2 y 6-4 a la estadounidense Serena Williams, reconoció que tendrán que pasar varios días hasta que se dé cuenta de todo lo logrado.

"Es un sueño hecho realidad del que todavía no soy consciente de lo que significa porque todo ha sido demasiado rápido y las emociones siguen presentes", declaró Osaka, de 20 años, durante la rueda de prensa posterior al partido, que apenas duró una hora y 19 minutos.

Osaka, que desde los cinco años acudía con sus familiares a las gradas de Flushing Meadows para ver jugar a Williams, su gran referencia, se convirtió en la segunda tenista más joven que lograba el título desde que la exnúmero uno del mundo lo lograse en 1999 con apenas 16 años y 20 días.

Pero si hubo una jugadora con control y que mejor manejó la presión de jugar la gran final fue Soaka, que logró el primer título de Grand Slam, algo que nunca había sucedido en el tenis japonés.

"Creo que tal vez en unos días me dé cuenta de lo que hice", reiteró Osaka. "Sentí que no debería dejarme dominar por los nervios ni nada, y debería concentrarme en jugar al tenis, porque eso es lo que me ha llevado hasta este punto", agregó.

Su victoria dentro del Arthur Ashe Stadium negó a Williams el vigésimo cuarto título de Grand Slam, que hubiera empatado el récord histórico de la legendaria australiana Margaret Court, que posee desde hace 45 años.

Osaka jugó un tenis hermoso, una combinación de poder y aplomo, pero su juego se vio eclipsado por las múltiples infracciones que el juez de silla Carlos Ramos señalizó a Williams, la tercera de las cuales le costó un juego.

La llegada de la controversia nunca afectó a Osaka, que nunca se mostró nerviosa, si bien lloró durante la ceremonia de trofeos por los abucheos del público, desencantado por la derrota de su favorita, Serena Williams.

"El caso es que no sé qué pasó en la cancha", comentó Osaka.

"Entonces, para mí, siempre recordaré a la Serena que amo. No me cambia nada. Fue muy amable conmigo, en la red y en el podio. Realmente no veo que haya algo por lo que tenga que cambiar toda la admiración que siento por ella", dijo, en alusión a su comportamiento maleducado durante el encuentro.

Osaka se convirtió en la cuarta jugadora que, siendo décima favorita o más (llegó al torneo como vigésima), consigue el título de campeona: Kim Clijsters (2006), Flavia Pennetta (2015) y Sloane Stephens (2017).

"Lo importante de todo es que vi cumplido mi gran sueño de enfrentarme a Serena en la final del Abierto de Estados Unidos y conseguir la victoria", subrayó Osaka, que se llevó un premio en metálico de 3.800.000 dólares.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD