11-07-2018 / 13:40 h EFE

La Asociación de Editores en Lengua Catalana (AELLC), que a partir de ahora utilizará el nombre de Editors.cat, acaba de cumplir los 40 años de su constitución y se ha marcado como objetivos próximos la creación de nuevos lectores, la internacionalización y el incremento de las inversiones públicas.

La presidenta de la junta, Montse Ayats, junto a los editores Ilya Pérdigo, Iolanda Batallé y Joan Sala han dado a conocer hoy el manifiesto que se ha elaborado con motivo del aniversario, y han presentado el nuevo logotipo que identificará al colectivo.

Si en junio de 1978 el manifiesto programático enfatizaba que la edición en catalán "dejará de ser una herramienta de resistencia y deberá contribuir, de manera importante, al proceso de recuperación nacional", en 2018, el primer punto del nuevo documento indica que se ha llegado a casi un centenar de asociados, entre editores veteranos y otros nuevos y "entusiastas".

La Setmana del Llibre en Català, que se celebra desde hace unos años en septiembre, seguirá siendo uno de los puntales de la asociación, que se encarga de su organización, y que se ve como una "muestra de calidad, internacionalización y diversidad, sumada a la voluntad de consolidar nuestro prestigio y ganar presencia en el debate público".

En el manifiesto se aboga, asimismo, por trabajar para "hacer crecer la edición en catalán" y que también haya más lectores en esta lengua, sin obviar que existe "la voluntad de conseguir que haya sellos viables editando solo en catalán".

Otro punto destaca que la entidad lucha "por unas condiciones de trabajo dignas, profesionales" y que ahora "hace falta poner énfasis no tanto en la cantidad de títulos editados como en su calidad", además de "velar para la buena gestión de los sellos consolidados".

No olvidan las redes sociales como apoyo para poder divulgar su trabajo, así como a los medios de comunicación, y remarcan que la asociación es "consciente de la función de los libros en la construcción del país, de la necesidad de la proyección global de la literatura y de la edición catalanes".

Montse Ayats ha hablado de la heterogeneidad de los asociados y que actualmente la asamblea está conformada por 97 socios, de los que siete fueron empresas creadas antes de la Guerra Civil, hay otras cincuenta que lo fueron entre 1942 y el año 2000, y unas cuarenta que se han fundado desde el año 2000 hasta la actualidad, uniéndolas a todas "la defensa de la edición en catalán".

Joan Sala, por su parte, ha deseado que las inversiones de las administraciones públicas se incrementen en lo que respecta al sector cultural y que se consiga llegar a los 65 euros por persona al año que ayer fijaba la nueva consellera Laura Borràs, aunque en países como Noruega y Luxemburgo "las cifras se multiplican".

La internacionalización, según Ilya Pérdigo, es otro de los retos porque "hay muchos proyectos y muchos autores que merecen ser publicados en todo el mundo", y tampoco olvidan que el conseller Santi Vila aprobó un plan de lectura que fue consensuado con el sector y que "debería aplicarse".

Iolanda Batallé, encargada de leer el manifiesto, ha afirmado que han cumplido cuarenta años, "pero volvemos a empezar", ha dicho.

La asociación celebrará esta noche una fiesta de aniversario, a la que han invitado, entre otros, a la consellera de Cultura, al comisionado de Cultura del Ayuntamiento, Joan Subirats, y al diputado delegado de Cultura de la Diputación, Oriol Lladó.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD