20-05-2018 / 10:20 h EFE

Los intérpretes que operan en países en guerra, y que con su trabajo facilitan el diálogo entre las partes y ayudan a resolver el conflicto, ponen en peligro su vida, y todo ello sin contar con una protección que garantice su supervivencia pese al papel "fundamental" que desempeñan.

Son señalados como traidores; condenados a penas de cárcel en sus propios países; secuestrados; torturados e incluso asesinados por realizar su trabajo.

Una realidad que conocen bien Edina Spahic y Dustin Langan, quienes este semana han participado en el XV Congreso de la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes, celebrado en Zaragoza, donde se ha puesto de manifiesto esta realidad.

Edina Spahic, natural de Sarajevo, fue intérprete en la Guerra de los Balcanes. Su trabajo en el cuerpo de Observadores Militares de Naciones Unidas consistía en traducir las conversaciones, en las reuniones que mantenían las distintas facciones del conflicto con la finalidad de alcanzar un alto el fuego.

"Eran reuniones que tenían lugar sobre el terreno o en las oficinas locales o en las de Naciones Unidas", recuerda Spahic en declaraciones a Efe.

Su papel fue "fundamental" en la resolución del conflicto, al igual que el que ejercieron otros intérpretes que como ella facilitaron el entendimiento entre las partes mediante el diálogo.

Así lo reconoce esta profesional cuando recuerda su experiencia: "La única forma de mantener esa conversación era a través de nosotros", recalca. Esta reflexión le lleva a reivindicar el papel de los intérpretes para darles más visibilidad, pero sobre todo "más protección".

Para Spahic el intérprete en la guerra debería tener el mismo nivel de protección que cualquier agente de la organización para la que trabaja. En su caso no fue así, a pesar de las situaciones de riesgo que vivió.

"Corríamos mucho riesgo; riesgo de que nos mataran, de que nos cogieran como rehenes (como le ocurrió a ella); que nos acusaran de espía o de traidores, dado que el 90 % de los traductores éramos locales", afirma.

Dustin Langan, de Estados Unidos, también sufrió esta situación de riesgo años después, en la Guerra de Irak. Por sus conocimientos del árabe fue contratado por una empresa que trabajaba para el Gobierno de Estados Unidos y aterrizó en Bagdag tres semanas después de la caída del régimen de Sadam Husein.

"Mi experiencia fue muy caótica, todo estaba muy mal organizado", recuerda, en un testimonio hecho a Efe, Langan, quien, ante todo, pone el foco en los intérpretes locales.

"Había listas de traductores iraquíes con nombres y apellidos, Ellos corrían un enorme riesgo y, con ellos, todas sus familias", lamenta.

Para denunciar esta realidad, surgió la oenegé Red T en Estados Unidos. Maya Hess, quien también ha participado en este congreso, la fundó en 2010 después de que un intérprete fuera condenado por colaboración con el terrorismo por ejercer su trabajo.

"Fue algo inaceptable, intolerable que reflejaba una enorme ignorancia hacia esta profesión", subraya en una entrevista con Efe.

Ahora esta oenegé trabaja en distintos países del mundo, promoviendo políticas que protejan a los intérpretes que trabajan en zonas de conflicto o en países con una enorme inestabilidad política; en definitiva, "donde exista una posibilidad de que un intérprete pueda ser torturado, condenado o asesinado".

Donde más dificultades encuentran son en países como Irak y Afganistán. Allí muchos traductores quedan abandonados a su suerte cuando acaba el conflicto y se convierten "en objetivo de los talibanes o del ISIS".

Ante esta realidad, el trabajo de esta organización se centra en reclamar a los países que acojan a los traductores con los que han trabajado y les den un entorno estable, donde "puedan estar protegidos y no perseguidos con total impunidad como ocurre ahora".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2019
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD