24-10-2017 / 15:01 h EFE

El presidente de Puertos del Estado, José Llorca, ha avalado hoy el uso público de los muelles del puerto interior de A Coruña de Batería y Calvo Sotelo, aunque ha aplazado a 2022 el debate sobre el futuro del muelle de San Diego, pues hasta entonces la viabilidad económica del Puerto está garantizada.

Tras una reunión con el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, Llorca ha explicado a los periodistas que la entidad que preside se ha comprometido a estudiar la propuesta municipal en el plazo de un mes, pues desde ayer no dio tiempo a "hacer un análisis jurídico ni político".

Ha recordado que "quien hace ciudad son los ayuntamientos y las administraciones territoriales", por lo que espera a esos planteamientos para aclarar el futuro del muelle de San Diego, que podría no acabar en venta si el Consistorio aporta fondos al Puerto.

"Una vez hecho el modelo de ciudad, se tienen que obtener los recursos correspondientes, no necesariamente con enajenaciones, sino que puede ser con aportaciones públicas, el dinero que necesita la Autoridad Portuaria para que se pueda hacer una nueva ciudad en función de los criterios de las administraciones territoriales", ha continuado.

Puertos del Estado no tiene "ninguna vocación de decir qué modelo de ciudad ni qué hay que hacer ahí", aunque "la deuda (de la Autoridad Portuaria) debe cubrirse conforme al modelo portuario de autosuficiencia económica", que especifica, según ha dicho, que no es posible hacer quitas ni reducciones.

Ha reconocido, no obstante, que la Autoridad Portuaria "está en una situación económica mejor que lo que se había previsto", por lo que sus necesidades "no son tan perentorias ni tan inmediatas" y existe "más tiempo para reflexionar".

Tal como anunció el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, Llorca ha refrendado que La Solana y los muelles de Calvo Sotelo y Batería tendrán gestión pública, aunque en terreno portuario.

Lejos de la cesión a la ciudad que plantea el Ayuntamiento, aunque Puertos no la ve como requisito indispensable, ofrece "usos de interacción puerto-ciudad que permiten abrir los terrenos a la ciudadanía", como ocurre en Santander, Barcelona, Málaga, Las Palmas, Valencia o Bilbao; con ejemplos como el Centro Botín o el museo Guggenheim.

"Hasta después del año 2022 tenemos tiempo para reflexionar", ha añadido sobre el muelle de San Diego, que ahora mismo tiene su futuro en el aire.

Aunque reconoce que "el Ayuntamiento plantea un acuerdo global de todos los suelos", Puertos sostiene que es posible partir los terrenos y no ve inconveniente a subastar el hotel Finisterre, pero reconoce que no existe necesidad inmediata.

De momento Llorca considera que el "acuerdo de voluntad política" entre Puertos y la Xunta, las dos administraciones con mayoría en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, recibe una valoración "positiva" del Gobierno local de A Coruña y en este momento el desacuerdo se centra en "las fórmulas jurídicas" para desarrollarlo.

Ha avanzado, además, la próxima ejecución del ferrocarril al puerto exterior de Punta Langosteira, un paso necesario para empezar "a tomar decisiones".

La financiación de esta obra "no puede ser asumida bajo ningún concepto por parte de la Autoridad Portuaria" como se había planteado inicialmente y será Puertos y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) quienes soporten esa carga.

"La construcción de Langosteira permite, como pensó el alcalde Vázquez, construir una nueva ciudad", ha concluido al tiempo que reconocía que el acuerdo alcanzado con él en 2004 puede ser replanteado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD