18-09-2017 / 11:02 h EFE

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha concluido que el tratamiento de tierras raras que Quantum Minería pretende extraer de Campo de Montiel (Ciudad Real) deberá vigilarse radiológicamente al superar los límites máximos de riego permitido.

El CSN se ha pronunciado así ante los estudios aportados por la empresa minera por considerar que "no permiten justificar que las actividades laborales relacionadas con el beneficio del mineral sean exentas" de control radiológico en la planta de concentrado de monacita, el fosfato a extraer, ha informado la Plataforma 'Sí a la Tierra Viva' en nota de prensa.

El estudio aportado por Quantum "se basa en una modelización de dosis a los trabajadores que parte de los valores de actividad específica de un número de muestras indeterminado", ha aseverado la institución.

Esas muestras, ha asegurado, "no aportan evidencias de que puedan considerarse representativas de los valores máximos de actividad de uranio y torio que puedan encontrarse en las diversas zonas de la futura planta de tratamiento".

Asimismo, ha mantenido que, respecto al impacto radiológico al medio natural, "deberá implantarse un programa de vigilancia radiológica ambiental en el entorno de la instalación, que incluirá controles radiométricos, análisis de aerosoles y de aguas superficiales".

Aunque la empresa ha intentado minimizar el potencial impacto radiactivo del proyecto comparándolo con el producido por un tractor arando, la Plataforma ha recordado que se tratarán 220 toneladas de tierra por hora para obtener 540 kilos de concentrado de monacita, lo que supone más de 12 toneladas al día, que se transportarán desde la planta de tratamiento y que pasarán, ente otras, por la localidad ciudadrealeña de Torrenueva, hasta su destino final.

Estos nódulos de monacita, inicialmente dispersos en el terreno, cuando se extraen poseen una concentración de actividad radiactiva "quince veces superior a los niveles de exención fijados por el CSN", que ha definido la planta de tratamiento proyectada como industria NORM (Naturally Occurring Radioactive Material), en la que pueden existir incrementos de la exposición a radiaciones ionizantes de los trabajadores y de la población.

Las conclusiones del Estudio de Impacto Radiológico se basan, en parte, por los datos obtenidos de los trabajos realizados en "una planta piloto clandestina" en la que Quantum operó sin licencia y estaba ubicada en un corral dentro del casco urbano de Torrenueva que fue clausurada por una denuncia del colectivo vecinal.

Las cuatro muestras tomadas en el yacimiento y las dos catas realizadas en los alrededores donde se situaría la zona de estériles (tierra que queda después de separar la monacita) son claramente insuficientes para tener alguna certeza sobre las concentraciones de elementos radiactivos.

En cuanto a la radiactividad en el agua y los cultivos, los estudios realizados por Quantum se limitan a realizar mediciones en una zona en la que todavía no está instalada la planta de tratamiento y concentración de monacita, e ignoran los numerosos trabajos científicos internacionales realizados en las cercanías de otras minas de tierras raras.

En este sentido, ha recordado que las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron el pasado 2 de febrero una resolución que "reconoce la evidencia científica expuesta en múltiples estudios internacionales sobre los graves efectos negativos de la minería de tierras raras en la salud pública y el medio ambiente".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD