26-04-2017 / 14:32 h EFE

Las escuelas de segunda oportunidad, una alternativa para afrontar el abandono escolar y el paro de adolescentes y jóvenes sin formación ni empleo que están desligados de la sociedad, y que se sufragan con fondos privados, piden el reconocimiento de la administración.

Este tipo de escuelas atienden a jóvenes de entre 14 y 25 años sin ESO, en su mayoría con alto riesgo de vulnerabilidad social, "a los que el sistema educativo ha desahuciado", y a los que ofrecen una educación personalizadas para reconducirlos, ha explicado la directora general de la Fundación El Llindar, Begonya Gasch, durante la presentación esta mañana en el Palau Macaya de Barcelona de las conclusiones de las jornadas organizadas por la Red de Escuelas de Segunda Oportunidad.

El presidente de la entidad, el zaragozano José María Usón, ha explicado en una entrevista con Efe que la mayoría de sus alumnos están en riesgo de exclusión social, y algunos llegan a los centros a instancias de la fiscalía o de los orientadores educativos de centros públicos.

En las escuelas de segunda oportunidad, que no cuentan con reconocimiento de la administración y se sufragan con fondos privados, se encargan de la reorientación educativa y laboral de estos alumnos, ha señalado Usón, que es responsable del Centro Socio Laboral de la Fundación Federico Ozanam en Zaragoza.

El embrión de la Red de Escuelas de Segunda Oportunidad se gestó en mayo de 2015 a partir de la iniciativa de seis entidades españolas con una trayectoria media de veinte años trabajando para reconducir educativamente a estos jóvenes, ha explicado Usón.

Las entidades embrión de la red fueron la Fundación El Llindar de Barcelona, Kooperativa Peñascal del País Vasco, Fundación Federico Ozanam de Zaragoza, Fundación Adsis, Fundación Tomillo de Madrid y la Fudnación Proyecto Don Bosco de los Salesianos, que opera en Andalucía, Canarias y Extremadura.

En junio de año pasado, se celebró en Zaragoza el primer encuentro nacional de la entidad, cuyos objetivos se definen siguiendo el modelo francés de la Red Francesa de Escuelas de Segunda Oportunidad.

Además de redefinir su carácter y voluntad, la asociación "ha iniciado contactos con los ministerios de Empleo, Educación y Asuntos Sociales para encontrar un encaje administrativo", ha informado Usón.

Hasta el momento, son 22 las entidades españolas que forman parte de la red, que atiende a unos 7.000 alumnos en toda España y en las que trabajan unos 400 profesionales, ha informado el presidente de la entidad.

José María Usón ha reconocido que "no todos los organismos que quieran van a poder formar parte de la red", por lo que una entidad independiente de acreditación, que aún está por decidir, deberá valorar qué entidades reúnen los requisitos necesarios.

Los centros que quieran formar parte de la red deben tener un carácter innovador, demostrar una relación con las administración más próxima y un trabajo colaborativo con el entorno del que forman parte, a partir de acuerdos con empresas y otros centros de formación; así como ofrecer continuidad en los estudios y certificados oficiales de titulación, además de contar con un equipo humano comprometido con la idiosincrasia propia de este tipo de escuelas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD