18-06-2016 / 18:00 h EFE

La Guardia Civil de Alicante investiga a tres personas por un presunto delito contra la propiedad industrial en una investigación en la que ha intervenido 442 máquinas de pedicura eléctricas falsificadas, sus recambios y cartelería, cuyo precio total asciende a 12.000 euros.

Según ha informado la Benemérita en un comunicado, en abril se interceptó en el aeropuerto de El Altet (Alicante) un envío procedente de China que, por las características exteriores (caja, envoltorios) y documentales (origen, su bajo valor), podía tratarse de mercancía falsificada.

Tras la inspección aduanera de los paquetes, se constató que el envío incluía "gran cantidad" de productos para el cuidado de pies y uñas, máquinas, repuestos, cartelería y embalaje supuestamente de la marca Scholl.

Los agentes, ante la sospecha de que pudieran ser productos falsificados, se pusieron en contacto con la marca de los aparatos, con el fin de realizar un estudio técnico que determinara su procedencia.

El estudio, realizado con personal de la propia marca, reveló que se trataba de falsificaciones y que, si bien eran de apariencia muy similar al original, la calidad de los materiales era muy inferior a los originales.

La marca interpuso entonces una denuncia por un delito contra la propiedad industrial, y la Guardia Civil abrió una investigación a la empresa importadora.

Ésta, con sede en Teulada (Alicante), está regentada por uno de los tres investigados, de nacionalidad hispano-marroquí y edades comprendidas entre los 19 y 50 años, y su actividad económica no tiene ninguna relación con el tipo de aparatos intervenidos, si no que se dedica a la venta ambulante en mercadillos.

Los agentes localizaron los puestos de la empresa en un mercadillo de la localidad alicantina de Teulada e intervinieron el material supuestamente falsificado.

La Guardia Civil ve necesario concienciar al ciudadano para evitar la compra de productos falsificados, ya que la calidad de los materiales es, "en todos los casos, muy inferior", y en "la mayoría pueden ser perjudiciales para su salud, ante la falta de controles técnicos, ya que son aparatos importados de países en los que no hay una normativa que proteja al consumidor".

"Además, el perjuicio no es sólo directo al consumidor, pues la Oficina Europea de la Propiedad Intelectual (EUIPO), con sede en Alicante, ha calculado que se pierden anualmente alrededor de 26.300 millones de euros de ingresos a causa de las falsificaciones de ropa, calzado y complementos, lo cual equivale al 9,7% de las ventas del sector y supone la pérdida de 363.000 puestos de trabajo", según las fuentes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2019
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD