27-01-2016 / 17:32 h EFE

El Museo de Arqueología de Cataluña presenta, a partir de mañana, la exposición "Deltebre I. La historia de un naufragio", en la que se exponen objetos excepcionalmente bien conservados de un buque militar de la armada británica hundido en la desembocadura del Ebro en 1813, durante la guerra de la Independencia.

Entre los objetos recuperados figuran municiones de diferente calibre, bombas, granadas, munición de fragmentación y elementos singulares de difícil conservación, como correajes o tacos de pólvora para actuar de mechas en las bocas de los cañones.

También son de interés otros objetos recuperados que dan testimonio de la vida cotidiana a bordo, como instrumentos de navegación, vestuario de la tripulación e incluso una botella llena de vino de la época.

Hundido en la desembocadura del Ebro en 1813, el Deltebre I es el único barco arqueológico de Cataluña que no ha sufrido expolios mientras se encontraba en el fondo marino.

El barco, de unos 30 metros de eslora, formaba parte de un convoy militar que actuó en el sitio de Tarragona, organizado por el teniente general John Murray y dirigido por el contraalmirante Hallowell.

El ataque resultó un fracaso y, durante la retirada, una serie de barcos de transporte quedaron embarrancados en el Delta del Ebro debido a un temporal y naufragaron.

El 2008, un pescador local, Carles Somolinos, comunicó al Departamento de Cultura el descubrimiento de esta nave. El Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña ha sido el encargado de su excavación y estudio desde entonces.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2019
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD