29-04-2015 / 17:20 h EFE

El supercomputador Lusitania, gestionado por la Fundación Computación y Tecnologías Avanzadas de Extremadura (COMPUTAEX), se incorpora como nuevo nodo a la Red Española de Supercomputación (RES) tras el acuerdo adoptado hoy por su consejo rector.

Además, se ha aprobado la suscripción de un convenio multilateral entre las distintas entidades que componen la red destinado a mejorar su operatividad, según informa el gobierno extremeño en una nota.

El acuerdo incluye la incorporación de otros cuatro centros de supercomputación en España: el Centro de Supercomputación de Galicia (CESGA), que gestiona al Finis Terrae; el Consorcio de Servicios Universitarios de Cataluña (CSUC), que cuenta con el Pirineus; el Centro de Supercomputación de Castilla y León, con el Caléndula, y la Universidad Autónoma de Madrid, que dispone en sus instalaciones del supercomputador Cibeles.

De este modo, el Centro Extremeño de Investigación, Innovación Tecnológica y Supercomputación (CénitS), que aporta capacidad de gestión operativa a los equipos de los que dispone la Fundación COMPUTAEX, se incorpora como Instalación Científica y Técnica Singular a las 29 redes nacionales y logra acceso al resto de instalaciones singulares de la RES.

Para el Consejo de la RES, presidido por el Ministerio de Economía y Competitividad, este tipo de convenios constituyen "un acuerdo fundamental para la coordinación de la supercomputación en España y un elemento clave para el desarrollo científico y tecnológico del país".

Asimismo, considera los acuerdos rubricados como una forma de incrementar la excelencia tanto de la RES como de cada centro individual a través de la puesta en marcha de programas de actuación conjunta en los ámbitos de la investigación, el desarrollo tecnológico, la innovación, la formación y la divulgación.

Entre los principales objetivos del nuevo convenio figura además ofrecer desde la RES un servicio optimizado y unificado a usuarios de la supercomputación en España mediante la aplicación de criterios homogéneos de acceso a su uso gracias a una eficiente coordinación de sus recursos.

En virtud de lo acordado, cada centro cederá parte de sus recursos para ser gestionados por un comité común e independiente, que será el encargado de evaluar las peticiones de acceso en base a la excelencia científica y la necesidad real de cada interesado.

Según señala el director general de COMPUTAEX, José Luis González, la idea clave es compartir recursos humanos y tecnológicos para prestar mejores servicios a la ciencia, la investigación y la capacidad productiva del país.

La Red Española de Supercomputación es una infraestructura distribuida que nació en 2007 para dar soporte a las necesidades de supercomputación de los diferentes grupos de investigación.

Con la ampliación aprobada hoy, la RES incrementa el potencial del Mapa Nacional de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS), que fue aprobado por el Consejo de Política Científica, Tecnológica y de Innovación en octubre de 2014.

Actualmente son 29 las ICTS, entre las que figuran desde este mismo año CénitS y el Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón, las dos únicas infraestructuras de este tipo que funcionan en Extremadura.

En su conjunto aglutinan un total de 59 infraestructuras, de las cuales 56 están en situación operativa y las tres restantes en construcción.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD