22-04-2015 / 11:10 h EFE

Miembros de las milicias "anti-Balaka" mantienen cautivos al menos a 42 pastores de etnia peuhl y religión musulmana, en su mayoría mujeres y niñas, en el suroeste de República Centroafricana (RC), denunció hoy la organización Human Rigths Watch (HRW).

"Mantener prisioneros a civiles, matar niños y esclavizar sexualmente a mujeres y niñas son algunas de las terribles tácticas de los anti-Balaka y constituyen crímenes de guerra", dijo el investigador para África de HRW, Lewis Mudge, en un comunicado.

HRW ha tenido conocimiento de la retención de los 42 pastores musulmanes pero, al parecer, el número de civiles de esta confesión apresados por los milicianos "anti-Balaka", de mayoría cristiana, son mucho mayores.

Según la ONG, al parecer, el número de civiles musulmanes apresados por los milicianos "anti-Balaka", de mayoría cristiana, son mucho mayores.

Las mujeres y niñas apresadas podrían ser víctimas de abusos sexuales, según testimonios de otras familias también secuestradas en el país, que vive una espiral de violencia sectaria desde finales de 2013, cuando se iniciaron los choques entre partidarios del antiguo grupo rebelde Séléka, de mayoría musulmana, y los "anti-Balaka".

En los 14 meses de cautiverio que una familia musulmana de 20 miembros pasó en la localidad de Pondo, en el suroeste del país, los "anti-Balaka" mataron a dos niños de 6 y 7 años y violaron repetidamente a las mujeres jóvenes, una de las cuales murió como consecuencia de estos abusos, relataron a HRW tras ser rescatados a principios de este mes.

Miembros de la familia recientemente rescatada, así como otros testigos, señalan que docenas de otros musulmanes peuhl han sido hechos prisioneros en el suroeste.

Los milicianos "anti-Balaka", al tomar bajo su control la zona donde se encuentra el municipio de Pondo, advirtieron a las familias de que "los blancos debían venir y pagar por la protección" que les estaban dando.

"Si nadie viene a pagar, entonces nunca os iréis", amenazaron, según HRW.

La organización ha instado a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas y del Gobierno centroafricano a actuar con urgencia para liberarlos.

"Ya han tomado medidas audaces para liberar a una familia, ahora deben intervenir con urgencia para liberar a los demás y detener a sus captores", argumentaron los activistas.

Las milicias "anti-Balaka" están atacando a los centroafricanos musulmanes en represalia por los abusos cometidos por el antiguo grupo rebelde Séléka, que se hizo con el poder tras perpetrar un golpe de Estado contra el expresidente François Bozizé en marzo de 2013.

Los centroafricanos de esta confesión han huido en masa del país ante los continuos ataques de las milicias cristianas, según ha denunciado HRW.

Desde diciembre de 2013, la violencia sectaria y religiosa ha forzado la huida de casi un millón de personas, de las cuales más de 650.000 son desplazados internos y cerca de 300.000 se refugian en países vecinos, especialmente en Chad y Camerún.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD