31-12-2020 / 14:30 h EFE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha lanzado un deseo para 2021 en su habitual mensaje de fin de año y este es el de un mayor amparo para la “política ejemplar”, esa que, a su juicio, “no siempre se practica”.

En este 2020, en el que ha revalidado mayoría absoluta por cuarta vez, ha visto más clara que nunca la necesidad de que este servicio público se ejerza con mayúsculas y sobre la base del “consenso”, porque el pueblo, ha argumentado en este vídeo apoyado en imágenes grabado y difundido por la TVG, “también afronta problemas e ilusiones con unidad”.

Ante la pandemia, se ha mostrado Feijóo convencido de que Galicia ha dado la “talla” como comunidad y como “un conjunto de instituciones capaces de trabajar armónicamente”.

“Galicia entendida como hogar común, como familia”, ha expuesto, y ha aplaudido el hecho de que la mayoría de la gente haya mostrado “lo mejor de sí” misma, así como de que la distancia social obligada se combinase con una “proximidad cívica”. “Rigor y afectos”, ha resumido.

“Galicia afrontó esta prueba inédita con resolución y sin miedos”, ha proseguido el máximo mandatario autonómico que, desde el mismo atril que ha utilizado para analizar la evolución epidemiológica, ha recordado la frecuencia con la que han ido modificando las normativas para adaptarlas a la situación cambiante.

Ha confesado ser muy consciente de que se han visto afectados todos los aspectos de la vida cotidiana, incluidas las fiestas navideñas, y también de que la covid-19 ha truncado proyectos personales y profesionales.

Ha hecho especial hincapié en la situación de los autónomos, de las empresas, de la hostelería, de todos aquellos que en suma viven con incertidumbre. “Lo sé y lo siento de corazón”, ha dicho.

Ha pedido, con todo, encontrar “motivación” en el “mejor comportamiento” de la crisis sanitaria en Galicia, algo imposible, ha agregado, sin las restricciones adoptadas bajo el asesoramiento de un comité clínico de expertos al que agradece enormemente su ingente labor.

La vacuna es el “principio del fin”, ha atestiguado Feijóo, sin que ello signifique que todo ha terminado, ha matizado, porque hay limitaciones y los elementos de protección se mantendrán.

Es el “precio a pagar para que el mañana sea muy distinto”, ha asegurado el jefe del Ejecutivo gallego, y ha contado que en cada “respuesta a la altura”, él encuentra “inspiración para la política”.

La reactivación piensa afrontarla, según sus propias palabras, con “responsabilidad”. “Juntos volveremos a levantarnos y a avanzar”, ha dejado caer.

Ha deseado que 2021 sea un año mejor, “un año Xacobeo”, y del 2020 no ha podido más que recordar a los que se han ido y a sus familias, con especial atención a aquellos que ni siquiera han podido encontrar conforto en el duelo (“inmenso vacío no compensado”).

Se ha dirigido una vez más a las familias que atraviesan dificultades, a los sanitarios que se han concentrado en curar y salvar vidas, a los trabajadores de las residencias de mayores que los protegieron de la soledad.

Y también a los profesionales educativos y a los niños que se adaptaron de “manera admirable”, al igual que a los que se han esforzado por mantener los servicios indispensables. Porque este "fue un año para olvidar, pero también para recordar", ha asegurado.

“Admiramos a la gente solidaria”, a la que está “cerca de nosotros en momentos angustiosos”, ha zanjado.

"Ánimo y adelante". Ha sido su despedida.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD