27-12-2020 / 14:20 h EFE

Aureo López, de 88 años ha sido la primera persona en recibir la vacuna en Castilla y León y, en medio de la expectación que ha despertado este momento en un pequeño pueblo del Cerrato palentino, ha animado a todo el mundo a vacunarse con solo una frase: "a ver si ganamos la batalla".

El es uno de los 82 usuarios de la residencia de Santa Eugenia de Cevico de la Torre, en Palencia, que han sido vacunados este domingo y, tras recibir "un pinchazo que ni siquiera ha notado", ha confesado a los periodistas que "estaba deseando que llegara este momento", sin poder esconder "el orgullo" por haber sido los primeros de Castilla y León en recibir la vacuna.

Una vacuna que ha llegado a las 11:07 minutos a Cevico de la Torre, en medio de una gran expectación, de mano de los tres sanitarios que iban a tener el honor de poner las primeras vacunas en Castilla y León, Andrea, Beatriz y Eloy.

"Estamos muy nerviosos y muy contentos a la vez por la oportunidad que se nos ha brindado para estar en un momento tan importante", confesaba uno de ellos en declaraciones a los periodistas a su llegada, explicando que se presentaron voluntarios hace dos semanas para poner la vacuna y que han tenido la suerte de ser elegidos.

"Todos hemos formado parte de los equipos Covid y estar en este momento es un paso muy importante en la lucha contra el coronavirus", ha afirmado Beatriz, la mas veterana de los tres.

Una hora después, con una sonrisa en la boca, asomaban a la puerta la directora del centro, Amada Salas, y la supervisora, Mari Bilbao, que estos días se han quitado muchas horas de sueño para que todo estuviera preparado, y recibían los aplausos de toda la gente que estaba en la calle.

"Se ha vacunado todo el mundo. Desde el más joven, Iván, un trabajador de 19 años, hasta el más mayor, Eugenio Asensio, de 99 años", aseguraba en declaraciones a EFE, Mari Bilbao que animaba a todo el mundo a "confiar" y vacunarse.

"Antes llorábamos por una vacuna y ahora no la queremos.... tenemos que vacunarnos todos", subrayaba con mucha energía Mari Bilbao asegurando contundente que "la vacuna es la luz y ya está".

"La vacunación ha ido muy bien, como se esperaba, todo muy organizado y muy rápido", ha explicado a EFE la directora del centro, Amada Salas, orgullosa de que "sus ancianos hayan dado, una vez más, un ejemplo de vida".

"Los residentes estaban encantados, valientes como ellos solos, ni se han enterado del pinchazo. Son un ejemplo a seguir, siempre nos demuestran su valentía y entereza y son los que más nos animan a todos", continuaba relatando Amada Salas.

Y lo suscribía Aureo López, el más valiente por ser el primero en vacunarse, que, compartía su experiencia con los medios de comunicación tras una mampara y junto a dos compañeras, Ana Casasola y Narcisa Palomero, de 91 y 88 años.

"Estamos muy contentos", aseguraba Aureo poniendo voz al sentir de todos los residentes y trabajadores.

"A ver si ganamos la batalla", añadía, asegurando que ya habían logrado ser los primeros en recibir la vacuna en Castilla y León,- "un éxito para nosotros"-, y estaban deseosos de recibir la segunda dosis, -"el día de San Antón"-, para poder volver a dar paseos por el pueblo y recuperar la vida que tenían antes de la pandemia.

"Yo no he sentido nada y ya le he dicho a todas mis hijas que se la pongan", añadía Narcisa Palomero, mientras relataba lo duros que están siendo todos estos meses sin poder salir de la residencia y lo "bien cuidados" que están porque este año no han tenido "ni un catarro".

Y hasta Ana Casasola, que, a sus 91 años, confesaba estar un poco dudosa con esto de la vacunación, reconocía, a toro pasado, que no era para tanto, que no había sentido ni el pinchazo y animaba a todo el mundo a "ponérsela".

A la puerta muchos vecinos y familiares de residentes y trabajadores, y parte de la corporación municipal, vivían con mucha emoción un día que, en Cevico amaneció con niebla pero que poco a poco fue dejando paso al sol.

"Es un orgullo para el pueblo y un premio para los residentes y trabajadores que han conseguido que este centro esté libre de Covid", ha asegurado a EFE el alcalde, Jose María Rodríguez, mientras repartía café caliente y pastas a todos los que habían querido compartir este momento "de tanta esperanza" para Cevico.

"Estamos muy nerviosos porque se empieza a ver la luz y porque los residentes por fin van a poder hacer una vida normal", añadía el alcalde.

"Estamos muy felices de presenciar este acontecimiento", confesaba Victorino Nieto, que tiene en la residencia a su madre, Gertrudis, a la que ha podido visitar estos meses con "cuentagotas".

Y Mari Carmen, que tiene a sus dos hijas trabajando en esta residencia y está deseando abrazar a su tía Gertrudis, también explicaba a EFE que sus hijas estaban "hechas un flan" y que hasta llamaron a su prima que trabaja en un hospital en Estados Unidos y ya se la había puesto.

"La misma, la de Pfizer, y les dijo que no había tenido ninguna reacción, que ni lo dudaran", añadía Mari Carmen.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD