13-12-2020 / 18:40 h EFE

La tiradora berciana, aunque afincada en Madrid desde la infancia, Ariadna Castro, convertida ya, pese a su juventud -19 años- en una de las grandes esperanzas de la esgrima española en la disciplina de florete, tiene su mirada puesta en los Juegos Olímpicos de París (Francia), previstos en principio para 2024.

De momento, la deportista nacida en Bembibre (León), revalidó el título nacional júnior individual en la competición disputada en San Lorenzo del Escorial (Madrid), además de sumar sendos bronces en categoría sub-23 y senior y lograr el campeonato por equipos júnior y senior en la Liga Iberdrola.

Un palmarés que empezó a fraguar desde que, con tan solo seis años, decidió probar con un deporte del que tenía referencias paternas -su padre lo había practicado en la universidad- y por la cercanía de un club al que todavía pertenece, el Cardenal Cisneros de la capital de España.

"Solía jugar con mi padre como cualquier niño o niña simulando peleas con espadas, utilizando la máscara que él tenía y ese primer paso despertó mi interés para después acercarme a la esgrima deportiva, que enseguida me cautivó", recuerda en declaraciones a Efe.

Desde sus primeros años empezó a despuntar en los campeonatos de las categorías nacionales de base y eso fue afianzando su pasión por este deporte, para después dar el salto también internacional, logrando ser sexta y octava en los Europeos de categoría cadete.

A pesar de que sigue ligada directamente al club en el que se inició, hace ya unos años que forma parte del grupo de entrenamiento de la selección española en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid y durante los meses más duros de la pandemia tuvo que "reinventarse" para adaptarse a las circunstancias del confinamiento.

"Al no poder salir de casa resultaba, como para cualquier deportista, complicado mantener la actividad y en nuestro caso teníamos que solventarlo entrenando con una pieza de madera para practicar la puntería, aunque fuera irreal porque en el combate el rival lógicamente se mueve y no es estático, por eso hubo que priorizar el aspecto de preparación física", comenta.

De la esgrima le atrae "las sensaciones tan diferentes a cualquier otro deporte que se viven", porque cuando coge el florete dice vivir "una realidad paralela que cada vez engancha más, aunque lo complicado sea poderlo compatibilizar con los estudios universitarios -Farmacia-".

Para el futuro se centrará en el debut, en categoría senior, en el europeo y mundial, ante la falta de fechas previstas a causa de la actual situación sanitaria, pero siempre con el horizonte fijado en París, como máxima ambición para una tiradora que dice sentir "profundamente las raíces bercianas" y que intentará emular a otra deportista referente en la comarca como la haltera Lydia Valentín.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD