12-12-2020 / 15:11 h EFE

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, en un pacto avalado por ERC, han alcanzado un acuerdo por el que invertirán en conjunto unos 116 millones en el primer tramo de la conexión del tranvía por la avenida de la Diagonal, obras que licitarán conjuntamente para que comiencen en otoño de 2021 con un plazo de ejecución de 22 meses.

El acuerdo lo han presentado este sábado conjuntamente ambas administraciones y se plasmará en un convenio que el pleno del Ayuntamiento de Barcelona deberá aprobar el próximo día 23, texto al que el grupo de ERC, participante en las negociaciones, ha avanzado hoy su respaldo.

El convenio establece que las obras las financiarán íntegramente las dos administraciones con fondos públicos; que se debe renegociar las condiciones de explotación con los actuales concesionarios del servicio en los tramos ya en funcionamiento para su reversión a las administraciones públicas en 2032; y que, entre tanto, las empresas responsables del tranvía no pueden ganar "un euro más" del que obtienen ahora.

El acuerdo lo han presentado este sábado la alcaldesa, Ada Colau, el director general de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMT) de la Generalitat, Pere Torres; el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni; la segunda teniente de alcalde, Janet Sanz, y el portavoz del grupo de ERC en el consistorio, Jordi Coronas.

El convenio establece que la Generalitat, a través de la ATM, financiará con 38,4 millones la infraestructura de la primera fase del tranvía; con 5,8 millones los proyectos de sistemas y anteproyecto de explotación de la citada fase; y con 11,8 millones la compra de material móvil.

El Ayuntamiento, por su parte, financiará con 34,8 millones la reurbanización de la avenida Diagonal entre la calle Girona-Paseo de Sant Joan y la calle Castillejos; y la urbanización del intercambiador de "Canòpia", con otros 21,4 millones.

En ese tramo, el tranvía circulará por el carril central entre Girona y Marina, y por el lateral desde este punto hasta Castillejos. Las dos administraciones han acordado que todas estos proyectos los licitarán y adjudicarán coordinadamente.

El convenio establece también el compromiso por parte del Ayuntamiento y la ATM de finalizar los trabajos de redacción de los proyectos de la segunda fase, entre Francesc Macià y Verdaguer, y aprobarlos de manera que se puedan ejecutar como muy tarde cuando acaben las de la primera.

El Ayuntamiento, para priorizar la ejecución de estas obras, estudiará el próximo lunes en la correspondiente comisión municipal la tramitación de los dos proyectos de urbanización de la primera fase. En conjunto, las obras de este primer tramo sumarán 1,5 kilómetros.

Según el Ayuntamiento, la conexión de los dos tramos del tranvía ahora existentes (con inicios en el Baix Llobregat y el Besós), permitirán reducir en 12.000 el número de coches que accedan al centro de la ciudad y dar servicio a 220.000 usuarios diarios.

Pere Torres ha explicado que el acuerdo entre la Generalitat y el Ayuntamiento se cerró el pasado jueves y supone desbloquear un proyecto en el que la ATM ya trabajaba desde hacía 20 años y del que también son padres, ha subrayado, el actual conseller de Territori, Damià Calvet, y su predecesor, Josep Rull, en prisión por el 1-O.

La alcaldesa Colau, por su parte, ha incidido en que este acuerdo implica reducir la presencia del coche en la ciudad y concluir con éxito "un trabajo de años, conjunto, con la ATM".

Colau ha destacado que el acuerdo con la Generalitat llega "en una buena semana", en la que también se han anunciado inversiones en la futura estación de La Sagrera, trenes de Rodalies, y en la que el Govern catalán ha informado de que retoma el calendario para acabar la línea 9 del Metro. "Es la muestra de que la apuesta por el transporte público es compartida", ha agregado.

Jaume Collboni, por su parte, ha afirmado que el acuerdo da respuesta a una demanda ciudadana, pero también a la de los municipios del área metropolitana, ya que se recose el territorio con el tranvía, unas obras, ha puntualizado, que "también" beneficiarán al comercio del centro de Barcelona una vez estén acabadas y al del final de la Diagonal.

Jordi Coronas, de ERC, ha explicado que su formación se había opuesto al proyecto, fundamentalmente, por el modelo de gestión en la explotación del tranvía, con el que las empresas adjudicatarias "han repartido beneficios" de hasta 90 millones mientras la concesionaria "daba pérdidas".

Torres y la teniente de alcalde Sanz han precisado, además, que junto al inicio de los trabajos de esta infraestructura comenzarán también las conversaciones con las empresas adjudicatarias para la explotación del tranvía, cuya gestión se rescatará en 2032.

"Con responsabilidad, en el marco legal contractual", ha dicho Torres, se acometerán esas negociaciones.

Sanz ha remarcado que la inversión para prolongar el tranvía "la hará la administración" y que, en consecuencia, "es de sentido común" que finalmente el servicio lo gestione una entidad pública. "Estamos determinando el futuro", ha asegurado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD