17-11-2020 / 15:31 h EFE

Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha estudiado cómo los retos que los niños enfrentan en el aula desde edades tempranas a través de objetos e instrumentos son "esenciales" para su desarrollo psicológico y cognitivo, porque les permiten controlar su conducta, dirigirla hacia objetivos significativos y “buscar soluciones creativas” para resolverlos.

Los autores subrayan que este estudio pretende analizar cuáles podrían ser los orígenes de las ‘funciones ejecutivas’ de los individuos, entendidos como un conjunto de procesos cognitivos y de control que permiten responder de forma eficaz y autónoma a los retos cotidianos.

El estudio, cuyas conclusiones han sido publicadas en la revista internacional European Journal of Psychology of Education, relaciona el tipo de actividades organizadas por maestras de educación infantil con los orígenes de estas funciones ejecutivas en niños a partir de ocho meses de edad.

Allí, se clasificaron los tres tipos de actividades propuestas por las maestras a niños entre 4 y 18 meses, diferenciando entre las ‘semiestructuradas o libres’, en las que los niños tienen acceso a todos los objetos del aula; las ‘estructuradas’, en las que las maestras seleccionan los materiales con los que los niños interactúan; y las ‘dirigidas’, en las que las docentes organizan una actividad en la que los niños son solamente receptores, sin participar.

Los autores concluyen que en todo los casos los niños y niñas asumieron retos desde los ocho meses, pero apreciaron que el número crecía en aquellas actividades semiestructuradas y estructuradas.

En este sentido, afirman que cuando puedan participar toman la iniciativa al enfrentarse a los desafíos, y “fueron persistentes a pesar de las dificultades”.

“En lugar de abandonar, fueron capaces de inhibir respuestas no adecuadas y de flexibilizar sus estrategias de forma creativa”, sostienen los investigadores, que ponen en valor el papel de las maestras a la hora de proponer nuevos retos, animar ante las dificultades, responder a peticiones de ayuda y evaluar sus logros.

En cambio, en las actividades dirigidas los niños no toman esta iniciativa y la presencia de retos es menor, aunque en estas actividades las maestras pueden trabajar otras capacidades, como el lenguaje y la atención.

Desde la UAM aseveran que estos resultados ponen de relieve la importancia de la educación infantil desde edades muy tempranas, y concluyen que las aulas proporcionan contextos donde los niños “pueden ejercer su autonomía e iniciativa, convirtiéndose así en agentes de su desarrollo”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD