11-09-2020 / 19:59 h EFE

Todos los centros educativos públicos del Principado deben estar preparados para garantizar una eventual educación a distancia, total o parcial en caso de que la pandemia del coronavirus empeore y fuerce a suspender las clases presenciales como el curso pasado.

Así figura en la circular que la Consejería de Educación ha remitido a todos los centros de cara al comienzo del curso -el día 22 en Infantil y Primaria y el 28 en Secundaria, Bachillerato y FP- que emplaza a los equipos directivos a contar con un plan de digitalización propio, incluir el uso de las herramientas tecnológicas en las actividades educativas e incorporar las medidas para atender al alumnado que no pueda asistir a las aulas por motivos de salud o por aislamiento preventivo.

Para ellos se elaborarán planes de trabajo individualizados por parte de la dirección de los centros que deberá revisar durante las primeras semanas el material informático y los dispositivos que se puedan poner a disposición del estudiantado dado que, para quienes presenten una situación más vulnerable, se habilitará un sistema de préstamo.

También en los primeros días se primará la formación de las competencias digitales para manejar las plataformas que se utilizarán de forma que todo el alumnado deberá disponer de un aula en el entorno Teams o en las Aulas Virtuales de Educastur y manejar las aplicaciones disponibles en Microsoft 365.

La Consejería plantea sacar provecho de la experiencia del pasado curso y pide que se preste especial atención a quienes se hubieran encontrado en situación vulnerable por motivos familiares, sociales, económicos o por la brecha digital.

Asimismo, el profesorado deberá desarrollar planes de refuerzo y apoyo para los que tengan mayores dificultades de aprendizaje y emocionales mientras que los departamentos y las unidades de orientación y los equipos de tutores y tutoras diseñarán programas de acogida y acompañamiento para los primeros días del curso, que incluirán aspectos socioemocionales y de cohesión grupal, para corregir posibles dificultades derivadas del confinamiento.

La circular pretende organizar tanto la vuelta presencial a las aulas, la opción prioritaria para la Consejería, así como preparar la docencia semipresencial y la virtual, en previsión de un posible empeoramiento de la epidemia con el objetivo de garantizar la continuidad de las enseñanzas en cualquier circunstancia y para todo el alumnado.

Para la actividad lectiva presencial las instrucciones precisan que Infantil y Primaria se organizarán en grupos de convivencia estable de 20 alumnos, que podrán jugar y socializar entre sí y que recibirán los apoyos preferentemente en el aula.

También el alumnado de primero y segundo de Secundaria asistirá presencialmente y se organizará en grupos de convivencia estable de 20 estudiantes.

Los centros deberán asegurar además la presencialidad en la FP Básica y en el Programa de Mejora del Aprendizaje y Rendimiento (PMAR) y garantizar la educación para el alumnado en situación vulnerable, que no disponga de conectividad o en riesgo de brecha digital.

La organización de tercero y cuarto de Secundaria y Bachillerato será semipresencial en días alternos allí donde no se pueda garantizar la distancia de seguridad de forma que el alumnado acudirá un día sí y uno no a la semana a clases que durarán 45 minutos.

Los grupos serán lo más estables posibles y se intentará reducir los desplazamientos en los centros a la vez que en todos los niveles, desde Infantil a Bachillerato, se asegurará la distancia mínima de 1,5 metros.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD