02-09-2020 / 18:40 h EFE

Investigadores del I3A de la Universidad de Zaragoza y personal de Orange Labs han encontrado una solución para evitar que un dispositivo se "agarre" a uno de los rúter de conexión wifi del hogar y pierda la oportunidad de conectarse a otro más cercano, que le daría mejor cobertura.

Este problema es tan común que tiene nombre propio, "sticky client" (cliente pegajoso), y se da en hogares en los que hay más de un punto de acceso wifi (conocido como rúter), ha informado el campus público aragonés en una nota de prensa.

Esto sucede en lugares en los que además del enrutador proporcionado por la operadora se añaden otros para mejorar la cobertura en zonas lejanas de la casa.

Después de un año de trabajo, el equipo de investigadores ha cumplido el objetivo del proyecto LVAP (Light Virtual Access Points, Puntos de Acceso Virtuales Ligeros), que consistía en la búsqueda de una solución a este problema que puede suponer "quedarte sin conexión en medio de una videoconferencia de trabajo, perder una partida de un videojuego o la interrupción de un vídeo en YouTube".

La solución permite a la red elegir la mejor opción en cada momento y no perder la conexión, ya que los traspasos entre un rúter y otro son muy rápidos (entre 30 y 80 milésimas de segundo).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD