27-08-2020 / 18:40 h EFE

Las familias de Castilla y León tendrán que firmar una declaración responsable que les comprometerá a asegurarse de que llevan a sus hijos al colegio sin síntomas de coronavirus -tos, mocos y especialmente fiebre- y los niños tendrán que lavarse las manos como mínimo cinco veces

Así lo ha confirmado esta tarde la consejera de Educación, Rocío Lucas, quien ha asegurado que aplicarán en su integridad las medidas acordadas con el resto de autonomías y los ministerios de Sanidad y Educación.

Este marco "de mínimos" planteado en la reunión celebrada este jueves será reforzado en Castilla y León con algunas matizaciones, como la existencia de los denominados equipos "covid-colegios" para hacer PCR en el ámbito educativo y con un ligero cambio a la hora de aislar a alumnos, en aras de la coordinación con el resto de autonomías, ya que sólo se podrán en cuarentena compañeros de clase cuando se confirme un positivo, en lugar de cuando se detecte un caso sospechoso, como estaba inicialmente previsto.

Sobre la declaración responsable que tendrán que firmar los padres y que es la fórmula por la que han optado la mayoría de las autonomías, evitará que sean los colegios los que tengan que tomar la temperatura a la entrada de los alumnos, algo que preocupaba a la Junta de Castilla y León por la dificultad que sumaría a los accesos y que podría provocar aglomeraciones.

Preguntada por las dificultades que pueden tener las familias para determinar hasta que punto son importantes los estornudos o los síntomas del menor, la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, también presente en la rueda de prensa, ha explicado que confía mucho en que el lavado de manos y el uso mayoritario de la mascarilla pueda evitar que concurran los habituales procesos catarrales o gripales.

En cualquier caso, ha recomendado a las familias que si observan algún síntoma no lleven a los pequeños al colegio y se pongan en contacto con el pediatra a través del teléfono para ver "qué hacemos con él".

Relacionado con esto, dado que el protocolo establece que únicamente se tendrán en cuenta los contactos propios del aula y no los familiares, preguntada por la situación de los hermanos de un positivo covid que va al mismo colegio pero a otra aula, la consejera de Sanidad ha apelado al sentido común de los padres, pero ha dicho que vaya al colegio a no ser que sea "muy sintomático".

Sobre el funcionamiento de los denominados equipos "covid-colegios", que se encargarán de agilizar las pruebas PCR en el ámbito educativo para que estén realizadas en un máximo de 36 horas y que serán analizadas posteriormente en los laboratorios de las universidades públicas de la Comunidad, Casado ha descartado que vayan a estar integrados por profesionales de la Atención Primaria, sino que serán médicos y enfermeras del servicio de prevención de la Administración autonómica, coordinados con Sanidad.

Casado ha defendido que, pese al incremento de los contagios en las últimas semanas, "la normalización de la vida es absolutamente clave" y se ha apoyado en ciertas "evidencias" científicas para defender la apertura de las aulas con la serie de medidas preventivas que adelantó ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y que hoy han quedado ratificadas con el acuerdo generalizado de las autonomías y los ministerios involucrados.

Entre estas evidencias, la consejera ha destacado que los niños tienen "menor probabilidad" de tener complicaciones de salud asociadas a la covid, ya que presentan cuadros asintomáticos o leves, a lo que ha unido que no existe evidencia "suficiente" sobre el papel que desempeñan los menores como contagiadores de la enfermedad.

En este sentido, la consejera de Sanidad ha defendido que "si se aplican las medidas adecuadas de prevención e higiene", los riesgos de contagio en las escuelas no son superiores a los que pueda haber en los entornos laborales o de ocio.

También ha mirado a la experiencia de países en los que ya se ha producido la vuelta al colegio para defender que dentro del contexto controlado de esta actividad "se minimiza el impacto" de los contagios, por lo que ha considerado importante que exista un procedimiento común entre las diferentes autonomías.

Casado ha aclarado también que, si se produjera un caso de confinamiento para un municipio determinado a cuyo colegio tuvieran que desplazarse alumnos de otros pueblos, la asistencia estaría garantizada, ya que se permitiría de una forma ordenada, igual que se ha hecho ya para profesionales que tenían que acceder a municipios que han estado aislados en las últimas semanas.

Sobre la situación en la que quedarían las familias que decidan no llevar a sus hijos al colegio por temor a los contagios, la consejera de Educación ha remarcado que la escolarización es obligatoria hasta secundaria, pero ha dejado la puerta abierta a excepciones, como en el ámbito de la educación especial, y sobre todo se ha referido a la consulta que sobre este asunto va a plantear el Ministerio de Educación a la Abogacía del Estado, para aclarar en qué situación quedarían esos padres.

Preguntada también por quién asumiría la formación telemática de un alumno aislado en casa, la consejera de Educación ha dicho que sería el mismo profesor del aula el que tendría que interactuar por la vía telemática con el alumno afectado, a través de las llamadas "aulas virtuales".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD