22-08-2020 / 15:09 h EFE

Un proyecto piloto smartcity del Ayuntamiento de València ha permitido colocar sensores en 262 contenedores de los pueblos de València que informan sobre el porcentaje de capacidad disponible, con el objetivo de avanzar en la gestión inteligente de los residuos sólidos de la ciudad.

Así lo han explicado este sábado el vicealcalde de València y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, y el edil de Agenda Digital, Pere Fuset, que han precisado que se trata de 135 contenedores de vidrio y 127 de envases ligeros ubicados en las zonas tanto de los Pobles del Nord como los Pobles del Sud.

Fuset ha indicado que, gracias a la utilización de sensores, las empresas de recogida pueden monitorizar en tiempo real el estado de llenado de los contenedores, "evitando desbordamientos innecesarios y obteniendo información útil para adaptar sus rutas de recogida".

Con esta iniciativa piloto de digitalización, ha añadido, se abre la puerta "a una gestión smart de los residuos sólidos en València, favoreciendo una optimización de los recursos, una mejora de la información para la toma de decisiones y una reducción de las emisiones y las molestias generadas por los desplazamientos".

Los sensores, ubicados en los propios contenedores, informan sobre el porcentaje de capacidad disponible de cada unidad así como el estado de su batería y la temperatura, tienen una vida útil de diez años y funcionan con tecnología de ultrasonidos.

Mediante conectividad móvil, estos sensores enlazan con la plataforma de gestión de residuos integrada en la plataforma smartcity VLCi y sus datos se representan en el sistema de información geográfica municipal, según un comunicado del Ayuntamiento.

En este primer proyecto piloto se ha optado por priorizar los contenedores de los Pueblos de València por ser los que requieren de desplazamientos de mayor distancia desde las plantas de residuos.

El vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha destacado que el servicio de Gestión Sostenible de Residuos Urbanos y Limpieza del Espacio Público ha analizado las curvas de llenado y analizado estadísticamente más de 200.000 mediciones registradas cada hora, las 24 horas del día, entre noviembre de 2019 y mayo de este año de las fracciones de vidrio y envases.

Estos datos "han sido muy útiles para comprobar si las frecuencias de recogida eran las adecuadas para evitar desbordamientos de contenedores", ha agregado.

El servicio de recogida de vidrio tiene establecidas dos rutas o itinerarios, una cada seis semanas, en la que recoge la totalidad de los 120 contenedores, y otra intercalada en la que, transcurridas tres semanas, recoge los 40 contenedores que no pueden esperar a ser recogidos seis semanas sin que se llenen.

Si se llena algún contenedor, será detectado por la aplicación y se retocará el itinerario intercalado, para añadir algún contenedor más a la ruta de los 40 más productores, lo que permitirá afinar y mejorar los itinerarios y reducir el número de desbordamientos por llenado inesperado.

El período de tiempo de recogida de los 140 contenedores de envases es de dos días actualmente.

Este sistema permite "afinar la frecuencia de recogida de las diferentes fracciones y, además, tener información en tiempo real de los posibles desbordamientos de los contenedores, una de las imágenes que disminuye más la percepción positiva de los vecinos y vecinas de la ciudad y sus pueblos", ha añadido Campillo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD