06-08-2020 / 15:30 h EFE

El Ayuntamiento de Paniza (Zaragoza) ha solicitado ayuda al Servicio Provincial de Educación tras hundirse parte del suelo del cuarto de calderas del colegio público de la localidad, situación de la que el alcalde, José Manuel Cebrián (Cs), dio aviso en una carta enviada el pasado 26 de junio a la inspectora provincial.

Así lo señala el Ayuntamiento en una nota de prensa en la que explica que este centro, construido en los años 60 sobre unos antiguos trujales de vino, forma parte del Colegio Rural Agrupado ‘La CEPA’, que integran también los centros de Aguarón y Cosuenda.

El colegio lo componen varias unidades independientes, que albergan las aulas, separadas por patios, y, dos de ellas, por el cuarto de calderas, y cuenta con una pista de fútbol de gran tamaño, frente a las aulas, y baños en la parte de la entrada, pero no había experimentado ninguna intervención hasta 2015.

En 2015 se comenzaron a revisar las instalaciones y se detectaron algunas deficiencias, como la ubicación de los baños únicamente en la entrada del colegio, lo que obliga al alumnado de las últimas clases a tener que recorrer todo el patio exterior para poder usarlos; y se solicitó el cerramiento de los patios interiores entre las aulas y la mejora del cuarto de calderas.

A finales del verano de 2016, los técnicos de Educación visitaron las dependencias y se aprobó una propuesta de gasto para un contrato menor, pero se consideró prioritario asegurar pilares y porches y suprimir las barreras arquitectónicas existentes.

“Desde entonces nos hemos reunido en cuatro ocasiones, desde 2016, con la actual inspectora que nunca se ha desplazado hasta aquí para conocerlo in situ”, así como tampoco se han recibido más recursos del Gobierno aragonés para las instalaciones, asegura la primera teniente de alcalde de Paniza, Laura Vitaller.

Según Vitaller, en 2017, el ayuntamiento se dirigió de nuevo al servicio provincial "hasta en tres ocasiones" para exponer de nuevo los problemas; en enero de 2018 se solicitó que se habilitaran unos nuevos aseos, la reforma del cuarto de calderas y del sistema de calefacción y en abril se advirtió de que, debido a las obras de supresión de barreras, se inundaba el cuarto de baño, un problema que hubo que reparar.

En 2019, tras una nueva reunión, se recordó la situación del colegio de nuevo en septiembre, noviembre y diciembre, sin aportarse soluciones.

“La guinda ha sido este mes de junio, cuando fuimos al colegio y vimos el estado del cuarto de calderas”, ha señalado la concejal, quien ha puntualizado que el espacio no dispone de puerta de seguridad, la caldera está desmontada y los productos de limpieza no tienen un sitio adecuado, a lo que se suma que "el suelo ha cedido y se está hundiendo”, lo que podría haber afectado al aula de cuarto, quinto y sexto de Primaria que está anexa a este cuarto, y sobre lo que no han recibido respuesta.

Según la edil, en estos años el consistorio ha realizado distintas reparaciones, como la instalación de tarima, el cambio de suelos, de las puertas de acceso, el pintado de las instalaciones y el cambio de mobiliario.

“El ayuntamiento tiene la obligación y quiere hacer estas reformas para mejorar el colegio, pero no podemos afrontar estas importantes obras solos”, ha dicho, y ha insistido en que ahora “lo peligroso es el hundimiento del cuarto de calderas, es una absoluta ruina”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD