05-08-2020 / 14:21 h EFE

Entre el 22 y el 25 % de los menores de las islas está en riesgo de pobreza, porcentaje que en Palma se situó en 2019 en el 25,2 %, ha informado la Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia (OBIA).

"La pobreza infantil es el problema más grave de nuestra infancia y adolescencia", ha asegurado el director de la OBIA, Serafín Carballo, que ha presentado este miércoles la memoria anual 2019 de la entidad al presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, en declaraciones facilitadas por la Conselleria de Asuntos Sociales.

Ha destacado que la pobreza extrema se ha incrementado, y que está ligada a la estructura social de Baleares y la precariedad laboral.

El informe destaca que los instrumentos creados para afrontar la pobreza infantil "parecen insuficientes a pesar de que suponen encomiables esfuerzos por parte de las administraciones para reducir la tasa de pobreza infantil".

La memoria incide en la necesidad de que las corporaciones locales revisen su disponibilidad de viviendas de emergencia y otras soluciones de vivienda, en cooperación con otras administraciones.

Según la OBIA, el alto índice de pobreza infantil requiere que la Part Forana de Mallorca y las otras islas se doten de servicios de acogida de familias, para garantizar el derecho fundamental de favorecer la vinculación y prevenir la separación de los menores de sus progenitores, ya que actualmente no disponen de estos servicios.

En 2019, la Oficina ha registrado 227 asuntos que han dado lugar al inicio de 136 expedientes por posible vulneración de derechos del menor (el 60 % del total de actuaciones). Las 91 restantes han sido consultas resueltas sin abrir expediente.

Del total, los asuntos sobre salud y maltrato han supuesto el 14 %, con 57 actuaciones.

El teléfono de atención a la infancia (116 111) ha atendido 1.869 llamadas procedentes de Baleares en 2019, de las que 1.754 han sido llamadas de orientación y 115 han requerido atención especializada, una valoración y una orientación psicológica, jurídica o social.

Cualquier tipo de violencia sobre el menor ha motivado el 44,4 % del total de llamadas de menores de edad y el 69,8 % de las de familias o centros escolares.

El informe recoge que Baleares encabeza las notificaciones al Registro Unificado de Maltrato Infantil (RUMI) en 2019. Han aumentado un 27,8 %, con 6.106. También aumentan los casos confirmados de maltrato, de 631 a 1.209, un 91,6 %.

Casi el 40 % han sido negligencias en el cuidado de los niños; el 31,9 %, malos tratos psíquicos; el 21 %, maltratos físicos, y el 7,8 %, presuntos abusos sexuales. Estos últimos casos han descendido del 10,9 % (482) del año 2018 al 7,8 % (477) del año 2019. La OBIA subraya que el 12,4 % de notificaciones por malos tratos han afectado menores de 3 años.

"Sea o no este hecho fruto de la gran sensibilización del mundo profesional hacia la protección de los niños y adolescentes, tenemos que trabajar muy intensamente en la prevención comunitaria con estrategias a medio y largo plazo y evaluar de manera sistemática el impacto en la reducción de situaciones de malos tratos hacia los niños y adolescentes y en el incremento de la protección de estos menores", afirma el informe de la OBIA.

En educación, la entidad destaca que todavía hay un número significativo de niños de 0 a 3 años sin plaza en los centros públicos de educación infantil y que los privados son inasumibles económicamente para muchas familias.

Constata que Baleares continúa liderando los indicadores de dificultades de integración y de adaptación escolar, de abandono y de alumnos sin título al final de la escolarización obligatoria. Carballo ha destacado que en los cuatro últimos años ha habido "una mejora significativa de estos indicadores", pero "sigue siendo preocupante que un porcentaje de menores no llegue a terminar la secundaria y queden en situación de precariedad de cara a su vida futura".

Carballo ha calificado de preocupante y "un fracaso de la institución escolar" el gran número de expulsiones de alumnos de los centros, con 5.821 en el curso 2018-19, de las que 4.999 han sido en secundaria.

"Hay que poder conseguir que los menores con más dificultad para adaptarse a la escuela, puedan encontrar en el entorno escolar un ámbito en el que sus necesidades sean atendidas y tengan oportunidad de encontrar sentido a seguir aprendiendo", ha reivindicado.

Han aumentado los alumnos que obtienen el título de ESO (el 86,3 %, frente al 85,5 % del curso anterior) y bajan las repeticiones en todos los niveles, que oscilan entre el 20 % en el tercer nivel y el 43 % en primero de ESO. Aún así, unos 6.000 alumnos de primaria y secundaria son repetidores y entre el 75 y 80 % están en situación de pobreza.

El informe considera positivo el descenso de menores en el sistema de protección y que Baleares sea la segunda comunidad en acogimientos familiares, la medida más adecuada para los menores que no puedan vivir con sus padres por alguna razón. Continúa bajando el número de menores de 10 años ingresados en centros de protección, que representan el 16 % del total. El grupo de 15 a 17 años representa el 55 % de ingresos en centros de acogida residencial de protección.

En plazas disponibles de centros residenciales, Baleares baja a la undécima plaza en todo el país. La OBIA remarca que la llegada de menores no acompañados ha implicado que muchas comunidades aumentaran el número de plazas residenciales.

También disminuyen las tutelas ex lege, ya que las Baleares ha pasado de encabezar la lista a ser la sexta comunidad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD