22-07-2020 / 18:30 h EFE

Los notarios de la Comunidad Valenciana han realizado en los últimos cinco años 10.000 nuevos actos de jurisdicción voluntaria, de los cuales el 53 % corresponden a bodas y divorcios.

La Ley de Jurisdicción Voluntaria, que mañana cumple cinco años de vigencia, es una norma que amplió las competencias de los notarios, permitiendo desjudicializar muchos asuntos que en realidad no eran propiamente litigios.

Después de las separaciones y divorcios, figuran los sucesorios, entre ellos, la declaración de herederos abintestato (sin testamento) de herederos colaterales y la realización del inventario antes de decidir si se acepta o se renuncia a una herencia, con un 23 %. El resto se distribuye entre actos muy diversos como la conciliación o la reclamación de deudas dinerarias no contradichas, entre otros.

Desde la entrada en vigor de esta ley en julio 2015, y hasta abril de 2020 (últimos datos consolidados), los notarios de la Comunidad Valenciana han realizado 9.993 nuevos actos de jurisdicción voluntaria, con un aumento del 62 % durante el periodo julio 2019-abril 2020 con respecto al primer año completo.

Francisco Cantos, decano del Colegio Notarial de la Comunidad Valenciana afirma: “Nuestros ciudadanos y empresas han sabido valorar el papel del notario en este tipo de actos y buscar la fehaciencia, el control de la legalidad y la seguridad jurídica que ofrece el Notariado, además con una asesoría imparcial que les ayuda a tomar decisiones más informadas”.

Una de las novedades que introdujo esta ley fue la posibilidad de casarse, separarse o divorciarse ante notario. De hecho, la celebración de matrimonios (2.138) y de divorcios o separaciones (3.237) aglutinan más de la mitad de los actos de jurisdicción voluntaria realizados en este periodo (53 %). Así, casi de 6.000 parejas han acudido a un notario en la Comunidad Valenciana para contraer matrimonio, separarse o divorciarse (siempre que los cónyuges estén de acuerdo y no haya hijos menores a su cargo ni personas con la capacidad modificada judicialmente).

La celebración de matrimonios ante notario se ha más que triplicado (230 %) durante los casi cinco primeros años de vigor de la ley (de 139 a 459). Respecto a las separaciones o divorcios, el incremento ha sido de un 57 % durante el mismo periodo (de 403 a 634).

En el caso de los divorcios, además, el notario, al igual que hacía el juez, comprueba que el convenio regulador de la suspensión de la vida en común acordado por las partes se atiene a derecho y es equitativo para los dos miembros de la pareja, es decir, que no incluye aspectos que discriminen a uno de ellos, y lo incorpora y protocoliza dentro de la escritura pública de divorcio.

La declaración de herederos directos cuando no existe testamento (declaración de herederos abintestato), ascendientes, descendientes y cónyuges, es uno de los actos de jurisdicción voluntaria más demandado por los ciudadanos. Este acto ya era competencia de los notarios años antes de la entrada en vigor de la LJV, por lo que no se contabiliza en este informe. Con todo, en el periodo aquí analizado, los notarios valencianos realizaron 45.291 declaraciones de herederos directos abintestato.

También en materia de sucesiones, la Ley de Jurisdicción Voluntaria otorgó a los notarios la competencia para realizar el inventario de una herencia antes de su aceptación o renuncia. La demanda de este acto se ha incrementado un 13 % durante los cinco primeros años de vigor de la ley.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD