09-06-2020 / 17:50 h EFE

Después de 88 días sin pisar su hábitat natural, los periodistas parlamentarios de Castilla y León han podido regresar este martes a las Cortes autonómicas, con medidas de control y prevención que han pasado por un aislamiento total del resto de compañeros y procuradores.

El ya lejano viernes 13 -ya de por sí infausto- de marzo, después de lo que tendría que haber sido una protocolaria rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, el presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, anunció que la Diputación Permanente de la Cámara pasaba a tomar el control del Parlamento, que cerraba así sus puertas ante la entonces incipiente amenaza del coronavirus.

En aquella rueda de prensa, hace ya 88 días, las sillas dispuestas a un metro y medio de distancia unas de otras, algo por entonces impactante, fueron el primer augurio de lo que se avecinaba en la Comunidad y en todo el país.

Desde entonces, la actividad parlamentaria no ha parado, pero sí ha cambiado el modo de seguirla y de contarla, a través de una pantalla y sin pisar las Cortes.

Las sesiones vía 'streaming', que ya eran un apreciado recurso antes de la pandemia, se han convertido en este lapso en la única vía para 'cubrir' la actividad parlamentaria en la Comunidad, que en este tiempo ha celebrado, además de las comisiones correspondientes a cada Consejería, un pleno monográfico con la comparecencia del presidente de la Junta para explicar las actuaciones ante el COVID-19, un pleno únicamente de control al Ejecutivo y el pleno, también monográfico, del Procurador del Común.

Por ello, desde aquel 13 de marzo, víspera de la declaración del estado de alarma, solo determinados profesionales de la prensa gráfica han tenido acceso a las Cortes hasta este martes.

Como la vuelta al colegio, la búsqueda del orden ha sido el principal propósito de la institución, que con un día de antelación mandó las instrucciones para acceder al edificio: todos por la puerta principal, un redactor por medio, previamente acreditados e identificados y directos a las cabinas de los medios, nada de zonas comunes ni 'canutazos'.

Esta es la nueva normalidad de las Cortes, que se parece bien poco a lo que hasta hace casi tres meses era la normalidad en el Parlamento, con carreras de las cabinas de prensa a la zona en la que los políticos, aún con el pleno celebrándose, atienden a los medios con asuntos de última hora en la zona denominada en la jerga como "en banderas".

Fuera de esta nueva normalidad quedan también las pausas en la cafetería de las Cortes, cerrada de momento a los procuradores, que tendrán que buscar otro despacho para abordar los asuntos de mayor enjundia.

Control, aislamiento y soledad, esos son los nuevos factores de la nueva normalidad en las Cortes autonómicas, que siguen teniendo el mismo denominador común, la noticia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD