08-12-2019 / 11:40 h EFE

Hace poco más de medio año que las empresas están obligadas a registrar la jornada laboral de sus trabajadores en España, una medida que hasta ahora ha levantado más polémica que simpatías y que ha puesto en el punto de mira el derecho a "poner coto al tiempo de trabajo".

Así lo ha señalado en una entrevista con Efe la abogada laborista y diputada de la junta de gobierno del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) Emma Gumbert, quien ha destacado que esta norma ha contribuido a generar "cultura" y "consciencia" sobre el tiempo que dedicamos al trabajo.

"Tiene que haber un tiempo para la familia, un tiempo para el descanso y también tenemos que poner un poco de coto al tiempo de trabajo", ha sostenido la letrada, quien ha opinado que el mundo laboral debe "cambiar" para adaptarse "a un nuevo paradigma".

Gumbert ha destacado que la mayoría de compañías "está haciendo esfuerzos" para cumplir con esta normativa pero ha alertado de que no siempre "es posible" por la falta de recursos.

Tal como ha recordado, el tejido empresarial catalán está fundamentalmente formado por pymes a las que se les ha impuesto, ha dicho, "una serie de obligaciones administrativas que a veces las superan".

Por ese motivo, ha abogado por que la Inspección de Trabajo no sea "coercitiva y sancionadora" de entrada, sino que establezca "una fase de ayuda y acompañamiento" para ayudar a las empresas a cumplir correctamente con esta norma.

Por otro lado, Gumbert ha lamentado que el decreto ley que regula el registro horario haya obviado la "flexibilidad" de la jornada, un aspecto crucial para muchos trabajadores.

"El problema es que se ha hablado del registro horario y se ha puesto sobre la mesa el no hacer horas extras, pero no se ha abordado la flexibilidad o la conciliación", ha indicado antes de opinar: "no podemos pensar sólo en un ámbito, que es el de la fábrica, porque muchos otros trabajos se rigen por parámetros distintos".

Por eso, Gumbert ha apostado por "ir más allá" y buscar las herramientas que ayuden a ampliar el debate a otros aspectos del mercado laboral, especialmente cuando asistimos, ha dicho, a "un cambio cultural que traerá profesiones que hoy ni conocemos".

Un ejemplo de esta transformación es la "digitalización" que, según Gumbert, ha llegado "como un tsunami al mundo laboral" y supone ahora uno de los grandes retos de las compañías.

"Cuando empezamos a tener móvil, no sabíamos que nos acabaría acaparando horas de nuestro trabajo y ahora estamos hablando de si mirar Instagram durante la jornada es un derecho o no", ha apuntado antes de remarcar: "el mundo es muy distinto y todavía estamos muy verdes".

Y aunque saber gestionar la irrupción de las nuevas tecnologías es uno de los principales desafíos, de acuerdo con la abogada, la discusión no debería centrarse sólo en la relación "empresario-trabajador", sino que se debería abordar desde un punto de vista social.

"Se está trasladando una responsabilidad al ámbito laboral que es social. Es la sociedad la que debe evolucionar", ha subrayado para matizar: "el mundo del trabajo es solo una de sus ramas, aunque sea una importante".

Por eso, ha recalcado que "no se puede incidir en todo a través de leyes", sino que es preciso "evolucionar en la desconexión digital": "todos tenemos que aprender a usar la tecnología".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD