06-12-2019 / 10:40 h EFE

Los vecinos de Torrejoncillo y Jarandilla de la Vera, en la provincia de Cáceres, renuevan este puente festivo su cita anual con las fiestas en honor a la Inmaculada Concepción, con dos eventos declarados de Interés Turístico Regional como son "La Encamisá" y "Los Escobazos", respectivamente.

En Torrejoncillo, decenas de jinetes y escopeteros celebrarán La Encamisá, una fiesta que une historia, posibles orígenes bélicos y fe en torno a la patrona del municipio y de la que serán testigos miles de visitantes.

Aunque los actos en honor a la patrona se celebran durante varios días es este fin de semana cuando esta localidad cacereña se "llena de fervor y magia".

Así, en la víspera de la Purísima, en la noche del 7 de diciembre, los jinetes salen cubiertos con sábanas blancas como "estratagema para defenderse del enemigo en la nieve", en recuerdo a la Batalla de Pavía, en la que se cuenta que un torrejoncillano prometió a la Virgen dedicarle una fiesta si vencían.

Saldrán así los jinetes en busca del estandarte de la Inmaculada Concepción en una procesión de tres horas, momentos de fe y de salvas, de cartuchos de pólvora y hogueras.

Por su parte, Jarandilla de la Vera también sufre una mágica transformación la noche del 7 de diciembre, fecha en la que se repite, año tras año, el ritual de "Los Escobazos".

Las teorías sobre el origen son diversas, ya que según algunos se debe a pastores que utilizaban los escobones como antorchas para alumbrarse en el camino de regreso con motivo de la festividad de la Inmaculada.

Para otros, se deben a los familiares que esperaban la llegada de los cabreros a los pies de la hoguera con escobonazos que iban y venían en señal de júbilo por el encuentro de los seres queridos.

Lo cierto es que esa noche el fuego es el principal protagonista, ya que previamente a la procesión, sirve para que niños, jóvenes y mayores se "aticen" con los escobones encendidos y posteriormente son esos escobones los que se elevan para alumbrar el estandarte de la Virgen a lo largo de todo su recorrido.

Este día, en cuanto empieza a anochecer, grupos de vecinos intercambian cánticos y vítores a la Virgen de la Inmaculada Concepción, que únicamente son disueltos porque alguno de los numerosos escobones encendidos, que se distribuyen por todo el casco antiguo, pasan entre medias de ellos o les "dan" con el escobón.

Posteriormente cesa la "batalla" y se puede disfrutar de la procesión y de las numerosas y grandes hogueras, en lo que a altura y laboriosidad se refiere, que arderán al paso de la Virgen.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD