26-11-2019 / 20:29 h EFE

La participacin masiva de los jvenes en las protestas contra el Gobierno del presidente colombiano, Ivn Duque, muestra que el relevo generacional del pas no es solo demogrfico sino tambin poltico, con una apuesta por la paz, la justicia social y la igualdad de gnero.

Se da la paradoja de que estas movilizaciones, que fueron convocadas por las centrales obreras contra la poltica econmica y social del Gobierno, se dan justamente contra el segundo presidente ms joven que ha tenido Colombia en su historia.

Duque lleg a la presidencia en 2018 con 41 aos de edad -superado solo por Alberto Lleras Camargo, quien lo hizo primera vez a los 39 aos por un corto periodo (1945-1946)- y ha tenido desde el comienzo a los jvenes como punta de lanza de la oposicin en las calles.

Ese movimiento juvenil tiene adems ahora un smbolo, el estudiante Dilan Cruz, de 18 aos, que muri la noche del lunes, dos das despus de ser gravemente herido en la cabeza por un agente del Escuadrn Mvil Antidisturbios de la Polica cuando participaba en una manifestacin pacfica en el centro de Bogot.

FUERZA JOVEN

En las manifestaciones que comenzaron la semana pasada los jvenes volvieron a mostrar la fuerza que ya exhibieron el ao pasado, cuando durante dos meses estudiantes universitarios tomaron las calles de Bogot y otras ciudades para reclamar ms inversin en educacin y que se frene la corrupcin en las universidades.

El poder de esa masa juvenil est basado en su fuerza demogrfica, representada en 20,7 millones de personas de entre 15 y 34 aos de edad, que equivalen al 43 % de la poblacin total del pas, segn datos de 2018 del Departamento Administrativo Nacional de Estadstica (DANE).

Buena parte de esa generacin, que nacieron con el cambio de milenio, ya alcanzaron la mayora de edad y sienten que por primera vez pueden participar como ciudadanos en las decisiones polticas del pas, movidos tambin por el influjo de las redes sociales.

Al descontento de los estudiantes se suma el de los trabajadores jvenes, unos 12 millones de chicos y chicas de entre 18 y 28 aos, que segn el Barmetro de las Amricas son mucho ms crticos con el Gobierno de Duque que sus padres.

DESCONTENTO SOCIAL

Unas de las razones del descontento son el alto desempleo juvenil, que ronda el 18,9 %, segn datos del DANE, los bajos salarios, las pocas perspectivas de avanzar en la escala social y la posibilidad cada vez ms distante de conseguir una pensin de jubilacin cuando les llegue la edad de retiro.

Si el horizonte ya se presentaba complicado, la posibilidad de reformas laboral, tributaria y de la seguridad social aade ingredientes al desencanto juvenil.

La indignacin por todos estos problemas deriv en un cacerolazo espontneo que comenz el jueves pasado en apartamentos de clase media de Bogot y se reg como la plvora por toda la ciudad, un fenmeno que desde entonces se repite a diario en todo el pas para llamar la atencin del Gobierno sobre la necesidad de cambios.

Con la voz en alto para hacerse escuchar por encima de las cacerolas, Nicols Herrera, politlogo recin graduado de la Universidad Javeriana, explic a Efe en una concentracin nocturna que "apuntan a una transformacin social desde una perspectiva juvenil, rebelde, artstica y alternativa".

"MILLENIALS" COMPROMETIDOS

Herrera subray que los jvenes colombianos y del resto de Amrica Latina estn desmontando la imagen maniquea del joven "millenial" descrito como "individualista, con una mirada cortoplacista de la realidad, y ensimismado en las redes sociales y en s mismo".

"Lo que hemos visto en Colombia es que los jvenes somos mucho ms que esa categora; los jvenes estamos para proyectarnos socialmente en la transformacin del pas, para buscar una Colombia en paz y con justicia social", enfatiz.

A ese despertar juvenil contribuye el acuerdo de paz firmado en 2016 con las FARC, ya que sin el conflicto armado con esa guerrilla no solo se abri espacio a una mayor participacin poltica sino que salieron a flote otros problemas crnicos de Colombia, como la pobreza, el desempleo, la corrupcin y la falta de oportunidades.

"Nuestros padres y abuelos tienen mucho miedo porque han vivido siempre en una Colombia en violencia, pero nuestra generacin crece alrededor de un mito fundacional que son los acuerdos de paz de La Habana", afirm Herrera, quien sentencia que la suya "es una generacin que en medio de las dificultades cree que la paz es posible".

DIVERSIDAD EN EL LIDERAZGO

Muestra del ascenso poltico de lderes con una nueva visin de pas es el triunfo de Claudia Lpez, de la Alianza Verde, homosexual declarada y primera mujer en ser elegida alcaldesa de Bogot en las elecciones del pasado octubre.

"Estamos dispuestos a unir a Colombia en un pacto por nuestros jvenes, en un pacto por la educacin, por las aspiraciones de vida, por el empleo y por sus sueos", declar el domingo despus de reunirse con el presidente Duque en la Casa de Nario.

La alcaldesa electa es un ejemplo de cmo la sensibilidad en temas medioambientales y de gnero capta el apoyo de las nuevas generaciones, principalmente por medio de las redes sociales, el orculo de la juventud.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD