20-11-2019 / 18:39 h EFE

El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, ha confirmado que las obras de renovación de la carretera autonómica CA-271, en el tramo Arenas de Iguña-Villasuso, y que tienen un plazo de ejecución de 18 meses, avanzan a “muy buen ritmo”.

Gochicoa, tras visitar las obras a las que el Gobierno de Cantabria ha destinado 5 millones de euros, ha considerado que se trata de una actuación “muy importante” para municipios como Anievas, Arenas de Iguña o Corvera.

Y ha añadido que parte de la necesidad de mitigar el despoblamiento que están sufriendo en la actualidad los núcleos rurales al poner a disposición de los ciudadanos una “buena red de comunicaciones”, con carreteras “adecuadas y respetuosas con el entorno”, para facilitar el acceso a los pueblos. Con esta actuación se ha dado “el primer paso”, ha subrayado.

El tramo de seis kilómetros corresponde a una primera fase que también contribuye a disminuir el número de kilómetros que cada día realizan los vecinos de la zona lo que, a juicio del consejero, demuestra que es una obra “muy necesaria”.

En relación al cumplimiento de los plazos, José Luis Gochicoa se ha mostrado confiado a que los trabajos concluyan a finales del próximo año, con independencia de las fuertes lluvias de los últimos días que, desde su punto de vista, han resultado “positivas” para analizar el comportamiento del terreno e intervenir desde el inicio “allí donde fuera necesario”, y para dotar de “mayor seguridad” a la obra final.

Durante la visita, el consejero ha estado acompañado por los alcaldes de Anievas y Arenas de Iguña, Agustín Pernía y Pablo Gómez, respectivamente, además de técnicos de la Consejería y de la empresa adjudicataria de los trabajos.

Las obras consisten en la ampliación de la plataforma a lo largo de 6 kilómetros para ejecutar un vial de 6 metros de anchura, con dos carriles de 3 metros cada uno, sin arcenes, más sobreanchos en las curvas de radio más reducido, ya que el nuevo trazado se adapta a los condicionantes orográficos de la calzada.

En los primeros 600 metros de la actuación se incluye un paseo peatonal de dos metros de anchura en el margen de la carretera, hasta la iglesia de San Juan de Raicedo, y desde ese punto hasta el cruce sobre el río Casares, que estará delimitado con bolardos de caucho cada 30 metros a lo largo del recorrido.

Además, se llevará a cabo la construcción de un nuevo puente sobre el río Casares, ampliando la sección hidráulica de paso, pues actualmente resulta insuficiente para dos vehículos puedan cruzarse en condiciones adecuadas de seguridad.

El proyecto también contempla la mejora del drenaje longitudinal y transversal, disponiendo cuentas revestidas de hormigón y renovando los cruces bajo la calzada, así como la ampliación de que aquellos que puedan ser aprovechables desde el punto de vista hidráulico, así como la colocación de señalización horizontal, vertical, balizamiento y sistemas de contención de vehículos que fuera necesaria.

A la finalización de los trabajos se repondrán todos los servicios afectados y la restauración paisajística del entorno mediante hidrosiembras y plantaciones, con recuperación ambiental del os tramos que quedan en desuso.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD