29-10-2019 / 16:20 h EFE

Dos jueces de Tremp y Balaguer (Lleida) finalizan este martes su actividad en estos juzgados después de haber concursado por una nueva plaza fuera de la provincia de Lleida y, por el momento, no hay jueces sustitutos que puedan cubrir sus plazas.

Según ha explicado el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, durante la reunión de la Sala de Gobierno celebrada esta mañana en Lleida, por el momento serán jueces destinados en Lleida ciudad los que cubran dichas plazas ya que en la actualidad la bolsa de jueces sustitutos está vacía.

Pese a que esta situación es, según Barrientos, “muy infrecuente”, se espera poder solucionarla en unos de 10 días y en un plazo aproximado de dos meses podrían ser nombrados los nuevos jueces titulares en Tremp y Balaguer.

El partido judicial de Balaguer cuenta con tres juzgados y dos de ellos ya contaban hasta ahora con dos jueces sustitutos.

Ahora, después de la marcha del único titular que quedaba, dos seguirán siendo sustitutos y, el tercero, será uno de Lleida que cubrirá la plaza hasta que uno sustituto pueda ejercer sus funciones en la capital de la Noguera.

No obstante, desde el TSJC han asegurado que Balaguer tiene garantizada la guardia que estará cubierta por el juzgado de guardia de Lleida hasta que se resuelva el concurso del traslado.

En este sentido, el presidente del TSJC ha asegurado que Cataluña es un territorio con “mucha movilidad judicial” y que “genera menos jueces de los que necesita”.

Las causas de esta ausencia de jueces sustitutos en la bolsa de magistrados se debe a múltiples factores, entre los cuales Barrientos ha destacado los concursos de plazas fuera de Cataluña y las bajas médicas, sobre todo las maternales.

Por otro lado, Barrientos ha celebrado la puesta en marcha a principios del mes de octubre del juzgado de primera instancia número 9 de Lleida que alberga temas de familia.

En este caso, se trata de un juzgado muy reclamado por los juzgados de Lleida ya que hasta ahora asumía todos estos casos el juzgado de primera instancia número 7, que tramitaba alrededor de 3.000 asuntos al año cuando la cifra máxima recomendada no excede de los 1.200.

Otro de los “puntos débiles” de los juzgados de Lleida son los de lo social, sobre todo los que tratan los conflictos en el ámbito laboral.

Barrientos, en este caso, se ha comprometido a reforzarlo con un juez de apoyo a partir del mes de enero, ya que la carga de trabajo actual se traduce en un tiempo de respuesta de más del año y medio.

Finalmente, los juzgados de primera instancia que asumen las cláusulas suelo, especialmente el de primera instancia número 6, han recibido también un “aluvión” de demandas que “ha desbordado” sus previsiones.

Barrientos, que ha sido preguntado por los periodistas por otros temas al margen de la actualidad más estricta de los juzgados de Lleida, no se ha querido pronunciar sobre la sentencia del “procés”, aunque ha señalado: “reconozco y admito críticas al respecto dentro de determinados parámetros”.

Respecto al juicio por presunta desobediencia al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que está previsto para el 18 de noviembre próximo, Barrientos ha considerado que no se verá afectado por posibles concentraciones de protesta a las puertas del tribunal.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD