18-10-2019 / 14:42 h EFE

Cantabria fue en 2018 la cuarta región española con un índice más alto de fallecimientos por incendios en vivienda por cada millón de habitantes, que se situó en 3,4, por detrás de La Rioja (6,3), Aragón (4,5) y Andalucía (4,2), según un estudio de la fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

Casi la mitad de las personas que fallecen en los incendios registrados en las viviendas son mayores de 65 años, tal y como se constata en el balance de siniestralidad de los incendios del año pasado, cuando se registró la cifra más baja de muertos por este motivo en los últimos nueve años.

El incremento de personas mayores que viven solas y el uso de braseros, la falta de mantenimiento de estufas, chimeneas desprotegidas y aparatos eléctricos obsoletos son la causa de que cerca del 45 % de los fallecidos en incendio en 2018 en las viviendas tuvieran más de 65 años.

En concreto, el riesgo de morir en un incendio se multiplica por 5,2 si la persona vive sola, y el porcentaje de mayores de 65 años que viven solos en España es del 43 %, dos puntos por encima de 2017.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio sobre las víctimas de incendios en España 2018, presentado este viernes por la fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

El último balance arroja un resultado con menos sucesos y víctimas mortales, ya que en 2018 fallecieron 123 personas -96 de ellas en viviendas-, lo que supone un 42 % menos que en 2017.

El 78 % de los siniestros con víctimas sucedieron en viviendas y la causa de la muerte en un 71 % de los casos fue la inhalación de humos, de ahí la importancia de la colocación de sistemas de detección en las casas para alertar de que se está produciendo un incendio. En el 26 % de los casos fue por quemaduras.

En 2018 se produjo un descenso significativo en la media diaria de fuegos en el hogar, 42 frente a los 63 de 2017, y también en el número de intervenciones de bomberos, 15.387 frente a 23.000 en 2017.

No obstante, a pesar de estos datos, los autores del informe creen que aún no se puede hablar de un cambio de tendencia a la baja, sobre todo porque en 2016 y 2017 las cifras de mortalidad fueron malas (175 fallecidos por incendios y 212, respectivamente), y los del primer trimestre de 2019 han sido los peores desde 2010, con 75 fallecidos.

De los fallecidos en 2018, seis de cada diez eran hombres, y la causa principal de la muerte fue la intoxicación, casi un 59 %.

Las principales causas de los incendios en viviendas fueron los aparatos productores de calor (radiadores y braseros, entre otros), con 15 víctimas, y los incidentes eléctricos, con 12 fallecidos, aunque vuelve a subir el número de víctimas por el hábito de fumar (8 personas).

En los seis meses fríos del año, de octubre a marzo, murieron el 69,1 % de los fallecidos (85 víctimas), de las que 74 fueron en viviendas. El peor mes fue febrero, con 17 fallecidos.

El salón sigue siendo la habitación de la casa en la que se origina el mayor número de incendios (33 %), seguido por el dormitorio (22 %) y la cocina (5 %).

Por comunidades, las cinco con más fallecidos en viviendas por millón de habitantes fueron La Rioja (6,3), Aragón (4,5), Andalucía (4,2), Cantabria (3,4) y Comunidad Valenciana (3,2).

Las que tuvieron menos fueron Islas Canarias (0,9), Madrid (1,6), Cataluña e Islas Baleares (1,7) y País Vasco (1,8).

Andalucía fue, por segundo año consecutivo, la que tuvo más fallecidos (36), seguida de Comunidad Valenciana (16) y Cataluña, con 13, y eso que estas comunidades lograron una reducción muy significativa con respecto a 2017.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD