26-08-2019 / 17:30 h EFE

Las bodegas de la DO Empordà han comenzado estos días la vendimia de 2019, que se prolongará hasta el próximo mes de octubre, con unas previsiones que apuntan que la producción de este año será ligeramente superior a la media de la denominación, de unos 60.000 hectolitros anuales. Aunque depende de la zona y de la variedad, la vendimia se ha iniciado en las fechas tradicionales, entre mediados y finales de agosto y las variedades tempranas, como el moscatel de grano menudo, son las primeras que se cosecharán aunque el grueso de la producción se haga en septiembre. Los datos de producción definitivos no se conocerán hasta finales de octubre, ya que las condiciones meteorológicas de las próximas semanas marcarán la evolución de la maduración de la uva y determinarán el volumen final de la vendimia 2019, aunque las previsiones apuntan a una producción ligeramente superior a la media de unos 60.000 hl anuales. Las abundantes lluvias de la primavera y las altas temperaturas de este verano han propiciado una excelente maduración de la uva en una campaña que se ha caracterizado por la falta de fenómenos meteorológicos o sanitarios que hayan afectado negativamente a las viñas. Las olas de calor de los últimos meses han tenido una afectación mínima en los viñedos del Empordà y la mayoría de plantas de la denominación no ha sufrido estrés hídrico -falta de agua-, sino que, al contrario, las intermitentes y espaciadas lluvias de los meses de julio y agosto han facilitado una maduración escalonada y tranquila de la uva. Según la DO, el estado de las viñas es excelente debido a la favorable climatología de la campaña que está permitiendo llegar a la vendimia con el 100 % del fruto sano, y una graduación y acidez óptimas lo que permite ser muy optimista respecto a las buenas aptitudes enológicas de la uva, que se espera repercuten en una muy buena calidad de los vinos de este año. Las variedades autóctonas representan cerca del 65% de todas las viñas de la DO, un porcentaje que no deja de crecer por la apuesta de los viticultores por el almez (garnatxa), la cariñena, el macabeo o el moscatel. La DO Empordà vende anualmente unos 6 millones de botellas y en 2018 creció en conjunto un 6%, un 9% en Cataluña.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD