24-08-2019 / 17:30 h EFE

La Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a siete años de prisión y otros siete de libertad vigilada a un joven que violó a una menor de 16 años en las inmediaciones de una discoteca en la madrugada del cinco de septiembre de 2015.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, condena también al acusado a indemnizar a la perjudicada con 10.000 euros por daños morales, además de prohibirle acercarse a menos de 200 metros de ella por tiempo de diez años.

El relato de hechos probados señala que aquel día el procesado se acercó a la chica, con la que había coincidido en la discoteca, y le dijo que quería hablar con ella, por lo que se alejaron unos metros.

A continuación trató de besarla y le dijo que quería mantener relaciones sexuales con ella, a lo que esta se opuso, por lo que, por la fuerza, la colocó junto a una tapia y la penetró analmente, pese a que gritaba y lloraba por lo que ocurría.

La resolución del tribunal indica que los hechos la marcaron, ya que presenta como secuelas un estrés postraumático.

En su declaración, la menor expuso que aunque en la discoteca se encontraba también su madre, no se atrevió a contarle lo que había ocurrido por vergüenza, algo que sí hizo a unos amigos.

Aunque desconocía el nombre del acusado, sí les dijo que pertenecía al círculo de amigos en el que también se integraba su propio hermano, lo que finalmente permitiría su identificación.

La Sala de la Audiencia dice que como la denuncia se presentó en enero de 2016, no fue posible objetivar lesiones recientes en la región anal, pero añade que la causa contó con pruebas suficientes para dar los hechos por probados.

Una de esas pruebas fue la propia declaración del procesado, que aunque negó haber mantenido relaciones sexuales con la chica, sí admitió que la había besado, una vez dentro de la discoteca y otra fuera.

La Audiencia Provincial critica la estrategia de la defensa del acusado que apuntó a que la menor pudo haberse equivocado sobre el autor de la violación por encontrarse bajo el consumo de alcohol, además insistir en otras circunstancias personales.

El tribunal rechaza esa argumentación y comenta que al Derecho Penal no le importa la vida afectiva y sexual de la perjudicada, sino que lo que le interesa es lo referido a las agresiones contra la libertad sexual, ""al implicar un desprecio absoluto a uno de los bienes más preciados que todo ser humano tiene, su libertad y, especialmente, en una esfera tan íntima y propia como la sexual".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD