21-08-2019 / 23:10 h EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró hoy que aún quiere endurecer los controles de antecedentes para los compradores de armas, pero sembró dudas sobre su compromiso con esa medida tres semanas después de los tiroteos masivos en El Paso (Texas) y Dayton (Ohio).

Trump, que después de las masacres del primer fin de semana de agosto prometió impulsar "controles de antecedentes como los que nunca se han visto" en el país, ha dado señales esta semana de haber relajado su interés en esa política, tal y como hizo después del tiroteo masivo en un instituto de Parkland (Florida) el año pasado.

Según varias informaciones de prensa, Trump llamó este martes por teléfono al presidente de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), Wayne LaPierre, para garantizarle que no respaldaba la idea de exigir controles de antecedentes de forma universal, es decir, a todos los compradores de armas en el país.

Preguntado al respecto, Trump negó hoy que hiciera esa promesa a LaPierre y afirmó que solo hablaron sobre "conceptos" que pueden promoverse, pero después insinuó que las medidas que quiere proponer solo tendrían un impacto parcial.

"Vamos a impulsar controles de antecedentes. Vamos a trabajar con demócratas y republicanos. Ya tenemos controles de antecedentes muy fuertes, pero vamos a llenar algunos de los huecos (en la legislación), por ejemplo en la frontera", indicó Trump.

También dijo que le preocupa que la oposición demócrata exija controles más exhaustivos de los que él está dispuesto a aceptar, y advirtió de que en ese caso se entraría en "un debate peligroso" porque podría desembocar en una restricción de la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a portar armas.

Ese es el argumento que suele emplear la NRA para negarse a cualquier legislación que endurezca el control de armas en Estados Unidos, al considerar que podría desembocar en la confiscación de sus pistolas.

La NRA fue el mayor donante único a la campaña electoral de Trump en 2016, con unos 30 millones de dólares, y el mandatario prometió a la asociación, poco después de asumir el poder, que tendrían "un amigo en la Casa Blanca".

Tras el tiroteo masivo del año pasado en Parkland, que dejó 17 muertos y generó un fuerte movimiento estudiantil, Trump expresó su respaldo a medidas como el aumento de la edad mínima para comprar un rifle semiautomático o la prohibición de unos dispositivos que aceleran el disparo.

Pero su atención y la del Congreso acabaron desviándose a otros temas, Trump ha dejado claro que no está dispuesto a llevar la contraria a la NRA.

En los tiroteos masivos de El Paso y Dayton murieron 31 personas en menos de 24 horas, y la primera de esas masacres generó además numerosas acusaciones al mandatario de haber dado alas al racismo que llevó al autor de esa matanza a ensañarse con la población hispana.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD