09-08-2019 / 14:52 h EFE

El inspector jefe del Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgo (CIAR) de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, José Nieto, ha apostado este viernes por trabajar desde "el barro" con las autoridades de los países de origen y tránsito de la trata y el tráfico de personas.

"No conocerlo desde la oficina, sino estar en el barro para conocer la problemática y poder evitarla", ha precisado Nieto durante su intervención en un curso sobre gestión de fronteras y derechos humanos, que ha ofrecido esta semana la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander.

El inspector jefe del CIAR ha reivindicado la importancia de la cooperación internacional en este asunto y se ha mostrado partidario, ya no sólo de contactar con los países de origen, sino "estar allí" y colaborar "in situ" con las autoridades y equipos de investigación.

Así, ha apostado por que haya un flujo de información "en todo momento" entre los distintos territorios afectados, no sólo de los países de origen, sino también de los de tránsito. "Necesitamos saber qué está ocurriendo más allá de nuestras narices", ha dicho.

En su opinión, para ayudar a los países que padecen esta lacra -él se ha referido a África por su relación con España-, hay que conocer sus necesidades y aportar inteligencia y medios para evitar la inmigración ilegal de la que se aprovecha el crimen organizado.

José Nieto ha asegurado que hay mucha gente trabajando para que una patera se eche al agua, a los que "da igual" si llega o no a su destino el inmigrante, pues este ya ha abonado lo que pedían.

Por ello, ha insistido en la cooperación internacional, y en concreto en compartir información entre países y organismos de inteligencia, pues ve "imposible actuar de forma individual" como país.

"Si nosotros como país de destino, a veces como tránsito, nos miramos el ombligo y no trabajamos con nadie y compartimos información, es imposible", ha reiterado.

En este sentido, el inspector jefe del CIAR ha destacado el trabajo del equipo conjunto de investigación que se encuentra en Níger, financiado por la Unión Europea, así como al equipo de policías enviado sólo por España a Mauritania.

Ha apostado además por seguir formando a las policías de estos países y trabajar "codo con codo" con ellos dándoles los medios suficientes para que cuando la UE considere que la presencia ya no es necesaria, la Policía nigerina pueda continuar con la labor.

"Si no dotamos de medios materiales de nada sirve", ha enfatizado.

En este curso también ha intervenido el fiscal de la Fiscalía General del Estado Luis Lafont, quien ha repasado las diferencias entre inmigración ilegal y la trata de personas, cuya finalidad -ha dicho- es la explotación sexual y laboral o la extracción de órganos.

Lafont ha explicado que, según lo dictado por el Parlamento Europeo, la extorsión o violencia física para el cobro de una deuda es un delito de trata de personas, aunque el código español no lo recoge, lo que implica que la coacción y amenaza se considere como inmigración ilegal en vez de trata, con la rebaja "muy sensible" de la pena que ello conlleva, ha apostillado.

Por ello, se ha mostrado partidario de "una reforma legal" para este tipo de delitos, que en su opinión son de trata "o esclavitud".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD