10-07-2019 / 20:22 h EFE

La actividad de las denominadas "embajadas catalanas" en el extranjero y su control por parte del Ministerios de Exteriores ha abierto un frente entre la Generalitat y el Gobierno, que ha llevado al president Quim Torra a pedir la dimisión del ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell.

Mientras que el Ministerio de Asuntos Exteriores ha subrayado que su cometido es "vigilar de cerca" la acción de las delegaciones de la Generalitat en el exterior por si incurren en acciones que "menoscaban" la imagen de España, el Govern ha tildado este control de "espionaje" y de "represión" por parte del Estado.

El Govern, con Torra al frente, ha utilizado términos como "cloacas del Estado", "represión", "espionaje" o "Borrellgate" tras las informaciones de TV3 y el diario.es que aseguran que el Gobierno maneja información reservada sobre la actividad de las "embajadas" de la Generalitat de Catalunya en al menos tres países europeos.

Estas informaciones se remiten a documentos que estarían incluidos por la Abogacía del Estado en su solicitud al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya para que paralice la actividad de las delegaciones del Govern en Alemania, Reino Unido y Suiza, dentro del procedimiento impulsado en 2018 por Exteriores en este sentido.

Según una nota el portavoz de Exteriores, Amador Sánchez-Rico, "es cometido de este Ministerio detectar el uso indebido de fondos y recursos públicos para menoscabar la imagen de España e intentar consumar el proyecto separatista".

El presidente catalán, Quim Torra, ha exigido este miércoles la dimisión de Borrell, al que ha acusado de estar detrás del "escándalo" del "espionaje" de las delegaciones de la Generalitat en el exterior: "Se han pasado de frenada", ha avisado.

"No es que las cloacas bajen llenas, es que están colapsadas y la represión en este Estado está llegando a un punto absolutamente intolerable", ha afirmado Torra durante la sesión de control del Parlament.

En un tuit, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha dicho que "Borrell, que hace tiempo que debería haber dimitido, ha utilizado las cloacas del Estado, como Fernández Díaz, para espiar la acción exterior del Govern y de parlamentarios europeos". "Y pensar que en sus manos tendrá la diplomacia europea... ¡qué escándalo democrático! #BorrellGate".

El conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, también ha incidido en su indignación por "el espionaje político" y ha exigido a Borrell que dé explicaciones y dimita "si hace falta".

Asimismo el grupo de ERC y los diputados de JxCat han registrado en el Congreso una petición de comparecencia del ministro de Exteriores en funciones por este asunto

La Generalitat presentará alegaciones contra las medidas cautelares pedidas por la Abogacía del Estado al TSJC para evitar que se paralice la actividad de estas tres delegaciones exteriores.

A su vez, el Govern ha anunciado que en las próximas horas "se dirigirá a los eurodiputados, en las cancillerías europeas e internacionales" una carta firmada por Torra y Bosch que expondrá "la preocupación y la denuncia de este caso".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD