30-04-2019 / 19:49 h EFE

El proyecto “Upcycling the Oceans”, liderado por la Fundación Ecoalf y Ecoembes, ha permitido durante 2018 liberar los fondos marinos de 60.930 kilos de basura, de los cuales 35.116 son residuos de plástico, gracias a la colaboración de 235 barcos de arrastre de cofradías catalanas.

En colaboración con la Agencia de Residuos de Cataluña y el Proyecto MARVIVA, así como junto a la Federación Nacional Catalana de Cofradías de Pescadores, el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación y Puertos de la Generalitat; Ecoembes y la Fundación Ecoalf pusieron en marcha el proyecto en Cataluña en 2016.

En tan solo dos años, la iniciativa se ha extendido a lo largo de 14 puertos: Cambrils, L´Ametlla de Mar, L´Ampolla, Les Cases d´Alcanar, Sant Carles de la Ràpita, Tarragona, Arenys de Mar, Barcelona, Vilanova i la Geltrú, Blanes, Llançà, Palamós, Port de la Selva y Roses.

Para la realización de esta labor, se ha contado con la colaboración de más de 1.000 pescadores catalanes al frente de 235 barcos de arrastre que han conseguido, en 2018, liberar los fondos marinos de 60.930 kilos de basura, de los cuales 35.116 corresponden a residuos de plástico.

El gerente de Reciclado y Recogidas Complementarias de Ecoembes, Alberto Caldeiro, ha puesto en valor el papel de los pescadores que, ha asegurado, "son los auténticos protagonistas".

“Nuestro objetivo no es sólo extraer la basura que está destrozando los ecosistemas marinos, sino demostrar que es posible darles una segunda vida convirtiéndolos en productos de alta calidad y duraderos", ha explicado.

El director de la Agencia de Residuos de Cataluña, Josep Maria Tost, cree que “el proyecto también ha servido para sensibilizar a los pescadores y a la población en general” y ha asegurado que esta iniciativa "es una herramienta para dar a conocer el grave problema de las basuras marinas”.

Se estima que, anualmente, 8 millones de toneladas de plástico llegan al mar y el 75 % terminan en su fondo, provocando graves consecuencias en los ecosistemas marinos.

Este proyecto consiste en que los pescadores se ocupan de guardar los residuos que encuentran en las redes para, una vez que llegan a puerto, depositarlos en los contenedores que les proporcionan.

A partir de ahí, los residuos son transportados y clasificados para su reciclaje. En concreto, el plástico PET se trata para convertirse en granza que permite la elaboración del hilo con el que se fabrican las prendas textiles por parte de la empresa de moda sostenible Ecoalf.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD