05-03-2019 / 22:09 h EFE

Se ha hablado mucho en el juicio del procés de las imágenes de violencia del 1-O, pero ese día hubo una fotografía más pacífica, la de los "binomios" de mossos d'Esquadra a las puertas de puntos de votación similar a la de una jornada electoral legal. Era la foto de la "estafa".

La ha descrito más o menos así el coronel Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial de los tres cuerpos que el día en el que se convocó el referéndum ilegal en Cataluña debían impedirlo: la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra.

No ha acabado aún la declaración de uno de los testigos más esperados -continuará mañana con más interrogatorio de las defensas-, pero su larga comparecencia vespertina en el salón de plenos del Tribunal Supremo ha centrado la atención de todos a pesar de la hora.

Ha reconocido el coronel que no se le ocurría una foto más "institucional" y que representara la "legalidad" de una jornada electoral lícita que la que pudo verse en muchos puntos de elección de Cataluña el 1-O.

Era la imagen de una pareja de mossos apostados tranquilamente mientras se desarrollaba la votación que por mandato judicial tenían que impedir. Y era la imagen de las tres "ies": las de la "insuficiencia" (de agentes), de la "inacción" y de la "ineficacia" de la policía autonómica en el 1-O, en opinión del coronel.

Porque finalmente, ocurrió lo que Pérez de los Cobos y otros muchos, tal y como ha resaltado, barruntaba ya desde hace tiempo. Y lo que ocurrió, es decir, la inacción de los Mossos.

Y se despejó la incógnita, porque el 1-O por fin dio respuesta la "gran pregunta" que desde que se planteó la convocatoria de un referéndum que el Tribunal Constitucional muchos se hacían. "¿Qué iban a hacer los Mossos?".

Aunque "lo ideal" era "ir de la mano" de la policía autonómica, el coronel y otros ya andaban con la mosca detrás de la oreja. Las dudas sobre cómo sería la actuación de los Mossos dieron paso a las sospechas y estas, a la desconfianza.

De todos modos, "nunca" llegaron a pensar en la "inacción absoluta" de los agentes que dirigía el mayor Josep Lluís Trapero, cuyas intervenciones en la Junta de Seguridad que llegó a celebrarse no fueron "ni procedentes ni pulcras", según el coronel.

Pérez de los Cobos ha acudido al juicio sobradamente preparado, tanto que ni el abogado del exconseller de Interior Joaquim Forn, Xavier Melero, ha conseguido pillarle a pesar de su habilidad interrogando.

Si algo ha quedado claro en la intervención del coronel es el escaso, por no decir nulo, feeling con Trapero, de quien ha asegurado que ponía "palos en las ruedas" y que en sus objeciones a la participación de las fuerzas de seguridad del Estado y al propio Pérez de los Cobos había "algo más" que sus argumentos de injerencia competencial.

En ese "algo más" se podría incluir, aunque el coronel no lo haya especificado precisamente en esa respuesta, el diseño por los Mossos de un "mecanismo que estaba hecho para que no funcionara". Es decir, para facilitar el referéndum más que para impedirlo.

La "tensión" se mascaba ya en el ambiente de las primeras reuniones de coordinación, con un mayor de los Mossos con el que la relación era "siempre difícil".

Como han indicado otros mandos de las fuerzas de seguridad que han comparecido como testigos, Pérez de los Cobos ha defendido la proporcionalidad de la actuación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil y ha dejado claro que nadie dio la orden de repliegue.

"Cada uno será responsable de sus actos", ha recordado el coronel que dirigentes del Govern dijeron en alguna de las reuniones previas al 1-O. Será el Supremo el que lo determine. Pero hasta entonces, queda mucho juicio.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD