05-03-2019 / 19:29 h EFE

El responsable de la coordinación policial para frenar el 1-O, el teniente coronel Diego Pérez de los Cobos, ha querido dejar claro que "no hubo ninguna intervención contra votantes" aquella jornada, solo contra aquellos que impedían el acceso a los colegios, pero con "un uso exquisito" de la fuerza.

De los Cobos ha comparecido este martes como testigo en el juicio del "procés" a petición de la Fiscalía, que considera su testimonio fundamental para apoyar el relato de violencia que exige el delito de rebelión, por su rol como coordinador sobre el terreno de Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil ante el 1-O.

Ha explicado que "no hubo ninguna intervención contra votantes", sino que solo se actuó contra aquellas personas que trataban de impedir el acceso a los locales para impedir el mandato judicial pero siempre con un "uso exquisito de la proporcionalidad".

Y ello, ha dicho, pese a que a "hubo casos en los que la situación de violencia fue muy grave", como aquellas "imágenes de un guardia civil en el suelo recibiendo una patada en la cabeza" y otras "situaciones de mucha gravedad que por suerte no terminaron con consecuencias más graves" porque, en parte, los agentes "decidieron abortar para evitar males mayores".

El coronel ha descrito el "grado de virulencia" con el que se encontraron a primera hora de la mañana "en la mayoría de los colegios" con "grupos perfectamente organizados y jerarquizados" que mediante el "ejercicio de la fuerza física" trataban de impedir el acceso de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

"Había quien repartía instrucciones y quien ejecutaba, vimos gente encapuchada y gente alertar de la proximidad de los agentes" para preparar, ha señalado, "esas murallas humanas" dispuestas a actuar "con la mayor contundencia posible", hasta el punto de colocar "a niños y personas mayores como la vanguardia de esos parapetos".

De los Cobos ha recordado aquella imagen que se volvió viral de "un agente de la Guardia Civil que cuando llegó la unidad a intervenir vio que un padre tenía a un niño pequeño sobre sus hombros y que el padre se encontraba en la línea de actuación".

Lo que sucedió después fue que "por supuesto se paró la intervención, se acerco al padre y le pidió que saliera con el niño".

Y todo ello sucedió ante la "pasividad absoluta de los Mossos", que ha ilustrado en el binomio de agentes apostado en la puerta para "ofrecer una imagen institucional de unas elecciones al uso".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD