05-03-2019 / 19:10 h EFE

Los Mossos d'Esquadra avisaban a las personas que ocuparon los centros de votación del 1-O que no actuarían para desalojarlos si había "una masa de ciudadanos" o niños y ancianos, según ha apuntado este martes el alto cargo de Interior que coordinó el dispositivo, Diego Pérez de los Cobos.

A preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, el coronel Pérez de los Cobos, que fue designado coordinador de los operativos para impedir el 1-O, se ha referido así a las "visitas" que agentes de la policía catalana hicieron a los centros que iban a acoger urnas los días previos al referéndum, cuando muchos estaban ya ocupados.

Según De los Cobos, posteriormente al referéndum supo que esas visitas "habían tenido la finalidad contraria a la que se pretendía" con el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ordenaba impedir la utilización de los centros del 1-O, la mayoría de los cuales eran colegios, ya desde el viernes anterior a la consulta.

De acuerdo con el testimonio del coronel, los agentes comunicaban a la policía que el referéndum estaba prohibido y que el día 1 a las 6,00 de la mañana debían estar los centros desalojados porque "se personarían de nuevo".

Los Mossos advertían a los concentrados en los centros de que el día 6 deberían desalojarlos, "a no ser que hubiera tal masa de ciudadanos que lo dificultara, porque siempre actuarían con la mediación y la contención", según De los Cobos, que ha añadido que en sus visitas los agentes "trasladaban que serían especialmente comedidos con mayores, niños o colectivos vulnerables".

Esa situación, ha añadido, fue conocida por los convocantes del referéndum para "hacer un llamamiento", de forma que los colegios fueran ocupados antes de las 5 de la mañana. "Ese era el escenario que habían definido los Mossos como aquel que iba a imposibilitar su actuación", ha recalcado De los Cobos.

Las entidades soberanistas hicieron un llamamiento para que cuando los Mossos acudieran a los centros de votación a las 6.00 de la mañana "se encontrara suficiente número de gente para no poder actuar", según De los Cobos.

El mismo día del referéndum, ha explicado el testigo, supo que "la hora real de ocupación de los locales fue sobre las 5 de la mañana, siempre con anterioridad a esa presencia de los Mossos, que habían anunciado a bombo y platillo para las 6".

El coordinador policial del 1-O ha recalcado que en la Junta de Seguridad "se había insistido mucho en que no se haría uso de la fuerza más que en legítima defensa ni si había personas mayores o niños".

Como hiciese esta mañana el ex delegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo, De los Cobos ha relatado el "ambiente muy tenso" que se vivió en la "kafkiana" Junta de Seguridad entre el Ejecutivo central y el Govern, donde Carles Puigdemont insistía en "que el bien superior, supremo o sagrado era la convivencia ciudadana porque así figuraba en el auto de la magistrada".

A su juicio, "parecía que pretendía agarrarse a un clavo ardiendo" para "tratar de justificar la inacción policial" cuando el auto también implicaba a los Mossos, por lo que De los Cobos comunicó a los representantes de la Generalitat que no se podía confundir "lo sustantivo", cumplir el mandato judicial, con lo "adjetivo", cómo hacerlo.

Pero frente a la opción "más fácil y sencilla" de desconvocar el referéndum, Puigdemont "vino a decir que ya sabía lo que tenía que hacer"

En aquella reunión también estaba el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, que pese a que también se le notificó el mandato judicial y "tenía una oportunidad de oro para no haber asistido", "hizo manifestaciones que estaban absolutamente en la línea de los que estaban a su lado", los representantes de la Generalitat.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2021
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD