01-02-2019 / 19:59 h EFE

La Fundación Ibn Battuta se creó el 4 de febrero de 1994 por un grupo de 10 jóvenes migrantes "de segunda generación" en el Bar Estudiantil de Plaza Universidad en Barcelona con el ánimo de promover la cultura marroquí entre los jóvenes de origen marroquí y este año celebra su vigésimo quinto aniversario con actos culturales y musicales.

No obstante, el presidente y creador de la Fundación, Mohamed Chaib, ha afirmado que no le gusta el término "migrante de segunda generación" ya que estas personas no son inmigrantes, son catalanes ya que han nacido aquí, a pesar de tener origen marroquí.

Para celebrar que llevan un cuarto de siglo colaborando con la comunidad marroquí en España, han anunciado que están previstas varias actividades, empezando con el concierto este sábado en la Sala Apolo de Barcelona del rapero de Tánger Muslim y el grupo Lemchaheb.

Ambos artistas abogan por la lucha y el reconocimiento de los derechos de los jóvenes; en el caso de Lemchaheb, incluso fueron a prisión por culpa de sus canciones sociales y reivindicativas. Por su parte, Muslim acaba de llegar a los 53 millones de reproducciones en YouTube con su último hit "Mama".

En estos 25 años, la Fundación, que hasta 2013 era una asociación, ha ayudado a miles de personas a legalizar su situación y a muchos jóvenes a conciliar las dos culturas, en aquellos casos de jóvenes nacidos o criados en Europa pero con orígenes distintos.

No obstante, Chaib ha dicho que tienen una "asignatura pendiente que es el acercamiento y la interrelación de la comunidad marroquí o extranjera en los barrios de Cataluña".

"No ha habido ningún problema con las personas de Marruecos aquí, pero lo que buscamos no es una multiculturalidad, que separa las culturas y tan sólo conviven, queremos un proyecto intercultural que busca disfrutar de ambas culturas por igual", ha explicado Chaib.

El gran objetivo de la organización de cara al futuro es forjar la identidad de los jóvenes, porque el hecho de que "un niño juegue en el parque con otros niños no significa que esté integrado" y hay que ayudar a que tengan "una personalidad fuerte para que no se dejen llevar por mensajes extremistas".

En este sentido, Chaib ha dicho que la identidad es uno de los grandes problemas que presentan los jóvenes de origen marroquí, situados entre las dos culturas, ya que "no la tienen bien definida y algunas personas lo aprovechan para llevárselos con ideas contrarias a las que defendemos".

"Mucha gente se pregunta cómo los jóvenes de los atentados de la Rambla y Cambrils el año 2017 pudieron hacer eso a su país; son el claro ejemplo de que muchas veces no se sienten identificados y es nuestro trabajo cuidar a nuestros jóvenes y buscar la integración real", ha explicado Chaib.

No obstante, ha matizado que tal integración no supone "asimilar la cultura de aquí y olvidarse de la del país de origen", sino a través de la cultura fomentar la interrelación de Marruecos y Cataluña para forjar el sentimiento de pertinencia a la sociedad".

La Fundación no sólo acoge a personas de Marruecos, tal y como ha dicho su presidente, sino que "es una asociación laica que ha atendido a todos los que han llamado a su puerta".

De hecho, la comunidad paquistaní es otra de las que están muy presentes en la Fundación Ibn Battuta, ya sea en las clases de árabe que ofrecen, el refuerzo escolar o las actividades de difusión cultural del mundo árabe.

En vistas a el día de la mujer el próximo marzo, Chaib ha destacado el papel de la mujer inmigrante: "es la que se preocupa de la escolarización, de los niños, y de todo en general, tengo muy claro que sin las mujeres los hombres no habríamos podido integrarnos", ha recalcado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD