11-08-2018 / 9:39: h EFE

El Colegio de Pedagogos de Cataluña ha pedido a las administraciones públicas que cree políticas para que todos los niños, especialmente los que tienen problemas de movilidad o sensoriales e intelectuales, puedan acceder a las actividades de verano, ya que "tienen un elevado valor educativo".

La vocal de pedagogía social del Colegio de Pedagogos de Cataluña, Pilar Morral García, ha explicado a Efe que las administraciones "deberían prestar una atención especial a la diversidad funcional y a la vulnerabilidad de los niños y jóvenes por diferente casuística durante todo el año y muy especialmente durante el período estival, sobre todo en el mes de agosto que es cuando las familias sufren verano tras verano la ausencia de actividades".

Pilar Morral ha explicado que la junta de gobierno del Colegio de Pedagogos de Cataluña ha elaborado un documento en el que reclama "más profesionales de la educación especializados y actividades adaptadas a la diversidad funcional durante los meses de verano" y en el que interpela a las administraciones públicas para que implementen políticas que apuesten por la educación en el ocio como un derecho de todos los niños y adolescentes que contemple todos los espacios y tiempos educativos.

La pedagoga considera que se debe partir de la base de que "las actividades de ocio son también aprendizajes", y que "no por ser lúdicas y no obligatorias son menos educativas e importantes que los espacios escolares".

La vocal del Colegio de Pedagogos ha reconocido los "esfuerzos que están haciendo las entidades públicas y sociales para que todos los niños puedan disfrutar de la educación libre en verano", aunque ha alertado de que "sigue habiendo menores -especialmente los más vulnerables- que no tienen las mismas oportunidades educativas".

Entre estos, la pedagoga ha citado a los niños y jóvenes con problemas de movilidad reducida, con hándicap sensoriales, intelectuales o asociados con un grado importante de dependencia, a los que se añaden aquellos que tienen problemas de transtornos conducta.

Todos ellos "requieren de profesionales de la educación que hagan un apoyo y acompañamiento más individualizado y especializado, así como la adaptación de actividades de juego y deporte", algo que "prácticamente desaparece en los meses de verano, sobre todo en agosto", ha denunciado Morral.

A este colectivo, se unen los niños y jóvenes que sufren situaciones sociales desfavorables, por lo que no pueden acceder a las actividades elegidas ya que, sea por razones económicas o debido a una falta de oferta en sus municipios, les obligan a desplazarse y no disponen de medios.

El apoyo de la familia extensa, "aún cuando es posible, no siempre puede complementar la totalidad de estas necesidades del núcleo familiar", ha puntualizado Morral.

Si las actividades de verano son espacios lúdico-educativos y una oportunidad necesaria para el desarrollo vivencial, socializador y de aprendizaje significativo para todos los niños y adolescentes, lo son "aún más y de una manera especial" para los que presentan mayor vulnerabilidad ya sea por problemas de movilidad, conducta o por falta de recursos sociofamiliares y/o económicos, según la pedagoga.

Por ello, "es indispensable garantizar el acceso a las actividades educativas de ocio a todos los niños y adolescentes, a través de información y acompañamiento a las familias" y para "evitar la discriminación y garantizar le equidad".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2018
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD