14-06-2018 / 12:00 h EFE

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha explicado hoy que casi 100.000 pensionistas de Castilla-La Mancha ahorran 700.000 euros al mes gracias a las medidas del Gobierno regional para evitar que tengan que seguir abonando dinero una vez alcanzado el tope mensual de aportación farmacéutica.

Así lo ha puesto de manifiesto durante su comparecencia en el pleno de las Cortes, solicitada por el PSOE, para informar sobre las medidas articuladas por la Consejería de Sanidad destinadas a minimizar los efectos negativos del copago farmacéutico en Castilla-La Mancha.

Fernández Sanz ha recordado que el 20 de abril de 2012 entró en vigor el Real Decreto Ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del sistema de salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones que, a su juicio, supuso "un auténtico golpe" porque "los valores de equidad, solidaridad y universalidad quedaban en entredicho expulsando de la atención sanitaria a un millón personas".

En su opinión, con esta medida "se dejó caer el peso de la crisis sobre aquellas personas que más la sufren, los colectivos más pobres y vulnerables".

Ha señalado que la reforma sanitaria llevada a cabo supuso un nuevo sistema de aportación del usuario en la prestación farmacéutica ambulatoria, estableciéndose que en los supuestos en los que las sus aportaciones superaran los topes máximos, las comunidades autónomas procederían a reintegrar el exceso aportado con una periodicidad máxima semestral.

Esto conllevó, ha dicho, que cerca de 100.000 pensionistas en Castilla-La Mancha pagaran cada mes un exceso de aportación en la prestación farmacéutica que ha cifrado en 700.000 euros y que se devolvía con un procedimiento de reembolso en el supuesto en que excedieran los citados límites aplicables.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2018
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD