17-05-2018 / 17:20 h EFE

La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha investido hoy doctores Honoris Causa al premio Nobel de Química 2016, el británico Sir Fraser Stoddart, y al maestro y pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro, en un acto presidido por el rector Rafael Garesse.

Sir Fraser Stoddart, que ha sido apadrinado por el catedrático de Química Orgánica de la UAM Tomás Torres, recordó cómo su afición infantil a los rompecabezas jugaron "un papel subconsciente" en su carrera dedicada a la "construcción de maquinaria molecular artificial".

De ahí su llamamiento para que "niños de todo el mundo dispongan del espacio y tiempo para manejar y procesar sus sueños desde una edad temprana, fomentar sus pasiones en la adolescencia y así sentirse libres para invocarlos como adultos", dijo en su discurso.

"Empoderamiento y no adoctrinamiento debe ser el foco de un currículo orientado a la innovación en escuelas y universidades", según Stoddart que animó a "cuestionar las prácticas tradicionales y romper el orden establecido".

Contrario a las "presiones impuestas por expectativas de productividad inmediata", Stoddart defendió que, si un país quiere lo mejor para sus jóvenes, debe tener "un enfoque solidario e ilustrado de la educación, despejando el camino para la exploración" como expresión práctica de la creatividad: "curiosidad y celo son el ying y el yang que se combinan para crear algo nuevo".

Desde la guardería hasta la universidad, "pongamos el foco en la creatividad como un conjunto de habilidades que se pueden adquirir: no es un regalo, ni un don", según Stoddart, para quien el avance científico resulta del "juego libre de intelectos libres trabajando en temas de su elección en la forma dictada por su curiosidad para la exploración de lo desconocido".

Sin duda, "la mejor inversión de un país es la investigación impulsada por la curiosidad, guiada por la pasión de jóvenes excelentes, en una combinación de creatividad, inteligencia, curiosidad, perseverancia y serendipia".

En su opinión, "no hay lugar para una evaluación continua de la investigación y la docencia a nivel estatal: cada institución debe fijar sus propios estándares".

Tras 50 años investigando, cree que los grandes hallazgos son "puro accidente combinado con observación curiosa", algo más probable allí donde los investigadores "no están bajo presión para entregar resultados contra reloj".

El maestro Achúcarro, apadrinado por la catedrática de Historia de la Música Begoña Lolo, ha colaborado como solista con más de 200 orquestas por todo el mundo, compartiendo escenario con directores como Zubin Mehta, Claudio Abbado y Simon Rattle.

En su discurso, recordó sus orígenes como intérprete y la importancia de la Universidad, "la caja fuerte donde se guardan los conocimientos trabajosamente adquiridos", y de los ambientes y lugares donde se pone en escena la música.

Recordó a grandes figuras como Beethoven, "un genio ultraconsciente de lo que quiere", enfatizando que "no es del todo correcto decir que un piano tiene buen o mal sonido", sino lo que las manos de un pianista "pueden hacer para bien o para mal".

Tras felicitar públicamente a su esposa Emma, en el 58 aniversario de su boda, concluyó con una reflexión: "Maestro es aquel que te abre una ventana sobre un bello paisaje cuya existencia ignoras y que te despierta el deseo de explorar", y apostilló que "se ha sentido y se siente en relación con sus alumnos".

Para el rector de la Autónoma, que este año cumple 50 años de su fundación, los nuevos doctores representan "algunas de las páginas más fascinantes de la vida, páginas diferentes, pero llenas de belleza", de la química y de la música.

Entre los invitados había personalidades como el presidente de la Fundación Cultura de Paz y exdirector de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2018
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD