12-02-2018 / 22:48 h EFE

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), organismo que gestiona la sanidad en Ceuta y en Melilla, ha abierto una investigación tras la denuncia presentada por una mujer embarazada que abortó tras ser atendida en el servicio de urgencias del Hospital Universitario.

Los familiares de la joven de 28 años, embarazada de 5 meses, han denunciado el trato recibido en el Hospital Universitario que concluía con la pérdida del bebé que estaba esperando, según ha denunciado la familia a Ceuta Televisión.

La familia de la joven ha explicado que llegó sangrando al hospital y que le dieron el alta en apenas 25 minutos sin realizarle ninguna prueba y tras indicarle que no era nada grave.

Esta denuncia ha motivado la apertura de una investigación para intentar esclarecer si el médico actuó correctamente o efectivamente pudo haberse producido algún tipo de negligencia médica, por lo que el INGESA ha declinado hacer ninguna valoración, según han informado a Efe fuentes sanitarias.

La joven llegó a urgencias pasadas las tres y media de la madrugada del pasado sábado afectada por dolores muy intensos, mareada e incluso con vómitos.

Un familiar de la joven ha explicado a Ceuta Televisión que esta situación no sirvió para que le hicieran ni siquiera una ecografía para comprobar el estado del niño y apenas unas horas después, ya en la mañana del sábado, sobre las nueve y media, la joven perdió al niño en el propio cuarto de baño de su casa, naciendo muerto.

La familia ha señalado que va a llegar hasta donde haga falta para que se depuren responsabilidades al entender que es una pérdida que creen que se podría haber evitado si el médico en cuestión hubiera actuado de otra manera.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2018
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
30            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD