21-04-2017 / 18:10 h EFE

La Fiscalía de Cantabria pide ocho años de prisión para un hombre acusado de abusar sexualmente varias veces de una mujer, con la que quedó para acercarla a la peluquería de su hija, con la que iba a trabajar, pero finalmente no lo hizo sino que la llevó a su casa y allí la sedó y abusó de ella.

El hombre será juzgado el próximo martes en la Audiencia de Cantabria acusado de un delito de abuso sexual con acceso carnal, por el que el fiscal también le pide una indemnización de 10.000 euros por el daño moral causado a la víctima y 11.700 por las lesiones físicas y psíquicas que tuvo.

Según la calificación del ministerio público, los hechos se produjeron en septiembre de 2014 cuando el hombre fue a recoger a la mujer, ya que iba a trabajar con la hija de éste en su peluquería.

Tras recogerla, en lugar de ir a la peluquería el hombre fue a Bilbao a recoger a un compañero suyo, al que dejó en Portugalete (Vizcaya), y luego se dirigió a una casa de su propiedad, situada en Cantabria.

En la vivienda, el hombre dio a la mujer unas pastillas de un tranquilizante que "ella aceptó, quedando como consecuencia de su ingesta, sedada hasta el día siguiente", según señala el fiscal.

Durante el tiempo que estuvo sedada, el hombre mantuvo varias relaciones sexuales con ella penetrándola de forma anal y vaginal, añade el Ministerio Público en su calificación de hechos.

A consecuencia de esto, según el fiscal, la mujer padeció un transtorno adaptativo mixto con tratamiento psicoterapéutico y farmacológico, así como "un evidente daño moral".

Los hechos serán juzgados a partir de las 9.30 horas del martes, 25 de abril, en la Sección Primera de la Audiencia de Cantabria.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD