25-10-2011 / 14:21 h EFE

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando exhibe desde hoy su mayor colección de arte contemporáneo gracias a un conjunto de 57 obras donadas por la galerista Helga de Alvear como homenaje a Juana Mordó, pionera de las galerías de vanguardia.

El legado Mordó-Alvear incluye obras de autores de la talla de Rafael Canogar, Josep Guinovart, Salvador Dalí, Manuel Rivera, Joan Fontcubera, Lucio Muñoz o Gustavo Torner, reunidas en una muestra que inaugura Helga de Alvear.

El director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Antonio Bonet, no ha dudado hoy al afirmar que este legado supone "el mayor" de arte contemporáneo con el que cuenta la institución, con doscientos cincuenta años de existencia.

Según Bonet, la obra donada representa "toda una época" gracias al "amor al arte y la sensibilidad" de la marchante Juana Mordó, nacida en Salónica (Grecia) en 1899 y fallecida en Madrid en 1984.

Las obras donadas por Helga de Alvear a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando pertenecen al fondo de la galería Juana Mordó, al pasar, tras la muerte de la histórica galerista, su legado personal del Círculo de Bellas Artes y el artístico a manos de su "discípula", Helga de Alvear, como ha recordado Bonet.

El lote donado está integrado por obras de algunos de los pintores más representativos de los años 50 a los 80 y dos pequeñas esculturas de Pablo Serrano.

Entre los artistas presentes en la colección que han pertenecido o pertenecen a la Corporación Académica se encuentran Manuel Rivera, Rafael Canogar, Darío Villalba, Joan Hernández Pijoan y Gustavo Torner, mientras que Fernando Zóbel o Gerardo Rueda fueron académicos electos pero fallecieron antes de entrar en la institución.

Pero además de estos maestros contemporáneos el legado también incluye la obra de artistas independientes como Lucio Muñoz, Francisco Farreras, Antoni Lorenzo, Bonifacio, José Luis Fajardo o el japonés afincado en España Mitsuo Miura, representantes del arte abstracto, al igual que los catalanes Josep Guinovart y Joan Fontcuberta.

Las obras figurativas de Matías Quetglás y Jacinto Salvadó completan la colección, así como un magnífico retrato de Juana Mordó dibujado por Daniel Quintero.

Además, el legado cuenta con tres obras de artistas anteriores a las vanguardias de los años 50, como son la plancha de cobre de Salvador Dalí "La vida es sueño" y dos dibujos, uno surrealista de José Caballero y otro del pintor manchego Gregorio Prieto.

El director de la Academia ha recordado que ésta ha recibido numerosos legados a lo largo de sus más de doscientos cincuenta años de historia, lo que hace que hoy cuente con una gran colección de pintura, escultura, dibujo y objetos artísticos que comprenden desde el siglo XVI hasta la actualidad.

En la presentación del legado ha estado presente Rafael Canogar, quien cuenta con cuatro de sus obras en la colección y ha reconocido que se ha reencontrado con ellas "después de treinta años", al desconocer que estuvieran en manos de Helga de Alvear.

En su opinión, todas las obras donadas reflejan "una época en la que Juana Mordó tomó a Helga de Alvear como compañera de aventura a la vanguardia del arte", a quienes definió como "dos mujeres extraordinarias".

El único "defecto" que el artista ha sacado a "la gran marchante" Juana Mordó es el de ser "muy buen vendedora: lo vendía todo", y ha relatado cómo acudió a su taller a comprarle un cuadro y le pidió que se lo guardara en su estudio para no tener la oportunidad de venderlo.

Frente a ella, Helga de Alvear "siguió su espíritu pero no exactamente sus pasos", ha dicho hoy Canogar, quien ha precisado que la galerista heredó de Juana Mordó "su amor por el arte" pero ha sabido "buscar sus propias coordenadas" como galerista y crear "su propia colección".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2018
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD