16-10-2011 / 13:00 h EFE

Inma Chacón considera que ser finalista del Premio Planeta con "Tiempo de arena" le dará su propia identidad como autora y que por fin dejará de ser vista como "la prolongación" de su hermana gemela, la escritora Dulce Chacón, fallecida hace casi ocho años.

"Espero que con este premio se me identifique como Inma Chacón", ha dicho la autora extremeña (Zafra, 1954) en una entrevista con Efe tras ser proclamada anoche finalista de la 60ª edición del Planeta con una novela "de mujeres" que transcurre en el Toledo del siglo XIX.

"Ha habido mucha tendencia a identificarme con Dulce Chacón. Yo lo entiendo, porque ella era una persona muy querida, admirada, con mucho predicamento, con mucho carisma. La gente la adoraba y cuando yo comencé a publicar querían ver en mí la prolongación de Dulce", explica.

Dos años después de la muerte de su hermana, Inma Chacón debutó en la narrativa con "La princesa india". "Era un encargo que ella me hizo y hay quien creyó que la habíamos escrito a medias, pero no era cierto", asegura.

Seis años más tarde, con cuatro novelas ya escritas -a su debut literario siguieron "Las filipinianas" (2007) y "Nick" (una obra para el público juvenil publicada en junio pasado)-, Inma Chacón cree que ha llegado el momento de reclamar su identidad literaria con la ayuda del Planeta, lo que no le va a impedir seguir dedicando sus libros a su hermana Dulce.

"El Planeta no me va a cambiar la vida, porque a mí me gusta la vida que llevo. Pero es un premio maravilloso a mi novela, para la que he estado documentándome, dando vida a los personajes y creando escenarios durante cuatro años", afirma.

"Tiempo de arena" surge de una historia familiar real, "de esas que se sucedían en el siglo XIX -explica su autora-, cuando una mujer se quedaba embarazada y no podía quedarse con el niño, porque se lo arrancaban".

El "secreto de familia" que encierra la historia de la novela salió a la luz muchos años después "por pura casualidad", y llegó a oídos de Inma Chacón, que lo convirtió en material literario.

"El tiempo hace que historias que parece que estaban tapadas vuelvan a surgir", reflexiona.

"Tiempo de arena" está protagonizada por mujeres "fuertes", que buscan la igualdad con los hombres y que reclaman poder tener educación.

Una educación que Inma Chacón -que ha ejercido la docencia universitaria- considera que sigue siendo fundamental para la suerte de las mujeres dos siglos después del tiempo en el que transcurre la novela.

"Las primeras que reprodujeron los estereotipos machistas fueron las mujeres que educaron así a sus hijos", asegura Chacón, quien lo relaciona con la violencia machista, una lacra que contrasta con los avances en igualdad alcanzados desde el siglo XIX.

"Toda lucha tiene su recompensa, pero hay cosas en las que no logramos avanzar. Hay algo atávico y ancestral que no logramos superar: esa idea de posesión que los hombres tienen de sus mujeres y que han tenido que aprenderla en algún lugar", señala.

Aunque salió de niña de Extremadura, Inma Chacón se siente muy vinculada afectivamente a su tierra natal. "Quiero tanto a Extremadura porque la añoro", afirma.

Y aplaza a su próxima visita a Extremadura la opinión sobre el cambio político que marcaron en aquella Comunidad las últimas elecciones autonómicas.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2017
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD