04-08-2011 / 18:10 h EFE

Se trata de un estudio ideado por los expertos de la UIB Sascha Husa y Denis Pollney junto con físicos de otros países.

A pesar de que los agujeros negros no son sencillos de detectar, se indica en la nota, se trata de uno de los temas más candentes en astronomía y su descubrimiento puede aportar pistas importantes sobre cuestiones de tanta trascendencia como el origen del Universo.

Ahora, identificarlos podría ser más fácil gracias al método que es investigado y que ha sido publicado en el número de junio de la revista Physical Review Letters.

Las ondas gravitacionales que emiten los agujeros negros, se precisa en el comunicado, son distorsiones del espacio y el tiempo que se producen cuando cuerpos con mucha masa se mueven muy deprisa, es decir, pasa lo mismo que cuando se lanza una piedra al agua, la superficie del agua se curva y se crean ondas.

En el Universo cuando objetos con mucha masa se mueven muy deprisa, también la forma del espacio y el tiempo cambia. Esta distorsión se propaga en forma de ondas, las ondas gravitacionales.

Un caso importante en astrofísica es cuando dos agujeros negros orbitan uno alrededor del otro ya que poco a poco los dos agujeros negros se van acercando hasta que se convierten en uno.

Durante estas últimas órbitas es cuando se emiten las ondas gravitacionales más intensos e interesantes, y justo éste es el escenario donde se puede aplicar el método desarrollado por el doctor Sascha Husa y sus colaboradores.

Para calcular el movimiento de los agujeros negros y las ondas gravitacionales utilizan supercomputadores, como el Mare Nostrum en el Centro Nacional de Supercomputación en Barcelona.

Aunque ya existían métodos para identificar sistemas de agujeros negros, la nueva técnica es más sofisticada y hará su detección mucho más probable.

La diferencia principal es que en este método ha tenido en cuenta una característica fundamental de muchos agujeros negros: giran en torno a sí mismos.

Al igual que la Tierra, la mayoría de estos objetos también tienen un movimiento de rotación. Aunque se considera que este movimiento dificulta mucho los cálculos, hasta ahora no había sido posible buscar evidencias de agujeros negros de forma eficiente en los datos de los detectores. Se estima que con esta nueva técnica será hasta cinco veces más probable que se puedan detectar.

Las ondas gravitacionales fueron predichas por Einstein en 1916, pero aún no se han detectado directamente debido al grado de dificultad técnica que esto implica.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2017
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD